"A Ramos se le termina la condena pero la de Thiago es de por vida"

Al cumplirse cinco años del fatal accidente que protagonizó el ex piloto de TC, la mamá de Thiago Joel mostró preocupación por el inminente fin de la pena de inhabilitación para conducir que se le impuso en junio de 2017. "En pocos meses, volverá a estar en las calles de la ciudad", alertó.

Por Redacción

viernes 29 de marzo, 2019

Ya son cinco años de una lucha y un dolor que no cesan para Rocío Dusek, la mamá de Thiago Joel Franco, el menor que sufrió secuelas irreversibles tras ser atropellado en 2014 por Eduardo "Lalo" Ramos cuando estaba junto a su familia en la ruta 226.

Está claro: ninguna lucha es fácil. Pero la mamá del niño es el ejemplo de una fortaleza pocas veces vista. Sin dejar de hacer oír su grito por Justicia, recién en este 2019 decidió comenzar un tratamiento por estrés postraumático para poder "sobrellevar de la menor manera posible" el complejo presente cotidiano que debe afrontar después del grave siniestro que provocó el ex piloto de TC.

"A raíz de lo que pasó, nunca pude hacer el duelo de lo que le pasó a mi hijo. Todavía lo tengo muy vivido y latente y comencé a tratarme para sobrellevarlo de la mejor manera posible. Es inexplicable poner en palabras decir lo que se siente, porque es una mezcla de impotencia, dolor y muchísimo sufrimiento porque no es nada lindo ver a un hijo sufrir", expresó a El Marplatense.

Rocío recordó que el accionar de "Lalo" Ramos le "arrebató la niñez y el futuro de un niño sano" a Thiago Joel, que lejos de plazas y una infancia compartida con otros chicos, vive entre "evaluaciones, internaciones, terapias y estudios" médicos.

"Ahora él está saliendo de un cuadro gripal virósico; cualquier cosa se le complica a causa de las secuelas que le quedaron. El fin de semana tuvo una convulsión por la fiebre", comentó, sobre el estado actual del menor, y agregó: "El problema es que frente cualquier cosa mínima, como un resfrío, no se le pueden dar muchas cosas porque es contraproducente por las medicaciones que toma".

Sin embargo, por esta fecha, se renueva otra preocupación por Rocío: el inminente regreso de Ramos a las calles de Mar del Plata. En junio de 2017, el hombre fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso, más una pena efectiva de in habilitación para conducir por el término de cuatro años, lo cual también fue ratificado en diciembre de ese mismo años por la Cámara de Apelaciones y Garantías local.

Ese plazo ya vence por esos meses: el punto de partida que se tomó fue la entrega de la licencia de conducir que hizo a la Justicia, a poco tiempo de provocar el accidente, para lograr su excarcelación. "Saber esto es un trago muy amargo para mí", afirmó.

"A esta persona nunca le importó el daño que le hizo a mi hijo ni su salud ni se acercó ni nada; es como que se hubiese llevado un perro y nada más, entonces me cuesta horrores explicar y decir lo que siento", apuntó Rocío.

La madre de Thiago también agradeció el apoyo constante de la población y aseguró que "hasta el día de hoy se sigue colaborando para hacer posible el tratamiento" de su hijo. Todavía mantiene sus cuentas abiertas en el Banco Nación y Ripsa. "Lo único que quiero pedir es el apoyo en oración, que es lo que más me importa. Lo que más nos sirve es eso y que nunca se olviden de mi hijo, que siempre lo mantengan presente", concluyó.

El siniestro por el cual recibió la condena el ex piloto de TC tuvo lugar el pasado 29 de marzo de 2014, a la altura del kilómetro 19 de la ruta 226, cuando “Lalo”, a bordo de un Mercedez Benz y en alto estado de ebriedad, embistió desde atrás al Chevrolet Corsa en el que viajaba Thiago, quien en ese momento tenía 5 años.

Comentarios