“Por la droga, hay chicos no queridos que nacen y crecen solos”

Lo advirtió la jueza de Familia Andrea García Marcote, al referirse a la clase de demanda que hay a nivel local con la adopciones. Dijo que persiste la tenencia de padres de buscar “chicos de hasta 3 años”. “Hay muchos menores de más edad que no encuentran familias”, lamentó.

Por Redacción

viernes 19 de abril, 2019

La jueza de Familia de Mar del Plata, Andrea García Marcote, pidió que se profundice el trabajo sobre el legajo de los adoptantes para que las familias se hagan cargo de niños y adolescentes, al advertir que se sostiene una tendencia en la búsqueda por adoptar solamente “chicos de hasta 3 años”.

“Hay un montón de chicos en situación de adoptabilidad, sobre todo los chicos grandes. La gente adopta hasta 3 años y tenemos muchos chicos de más edad que necesitan familias“, afirmó la magistrada, en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata.

La titular del Juzgado de Familia N° 2 mostró preocupación por el impacto que tienen las adicciones en este contexto y aseguró al respecto que “a raíz de la droga, hay chicos no queridos que nacen y crecen solos”. “Son grupos de 7 u 8 hermanos que se crían solos, que no tienen ningún tipo de referente, no están escolarizados y no tienen documentos”, graficó.

En declaraciones al programa Hoy Es Mejor, García Marcote dijo que esta clase de chicos en situación de vulnerabilidad representan el principal “foco” de trabajo por parta de la Justicia para que puedan tener una familia a la brevedad.

“Hay que trabajar en los legajos de los adoptantes, para que se hagan cargo de chicos mayores. La mayoría piden entre 0 y 3 años, y son niños hasta los 18 años”, reclamó la responsable del Juzgado.

LA CRECIENTE VIOLENCIA FAMILIAR

En este marco, García Marcote también advirtió que el fuero “está abarrotado de trabajo” ante el importante número de causas que ingresan a diario. “El 70% de las causas que ingresan son por violencia familiar y el tema de los abrigos -que es cunado el servicio interviene para resguardar el derecho de los niños- también ha crecido muchísimo”, precisó.

“En la cuestión de violencia familiar, hay que invertir más a la educación. Necesitamos un lugar en la Municipalidad donde poder mandar a que hagan terapia de pareja. Son conductas aprendidas, que se pueden revertir con el psicoanálisis“, consideró, y concluyó: “Pero si no se revierte, los hijos van a ser igual de violentos que los padres. Hay una nivel de violencia muy alta”.

 


 

Comentarios