Dictaron la prisión preventiva para la esposa de Carlos Bustamante

La Justicia de Garantías hizo lugar en las últimas horas a la requisitoria que había elevado la fiscal Florencia Salas, en las que expuso numerosas pruebas que incriminan a Verónica González sobre su presunta responsabilidad en el salvaje hecho.

Por Redacción

viernes 26 de abril, 2019

La Justicia de Garantías resolvió dictar la prisión preventiva contra Verónica González, quien está acusada de haber asesinado a su marido Carlos Bustamante en su casa de Miramar donde también se produjo años atrás la muerte impune de su hijo Gastón, de apenas 12 años.

Fuentes judiciales que consultó El Marplatense confirmaron que Daniel De Marco, el magistrado interviniente, hizo lugar al pedido que había elevado la fiscal Florencia Salas en donde expuso distintas pruebas que incriminan a la mujer sobre su presunta autoría en el salvaje hecho.

En principio, la funcionaria judicial había señalado a este medio que las distintas declaraciones testimoniales que se recopilaron en la causa por el homicidio de Bustamante ubican a la única imputada “en el escenario del crimen en un horario crucial”.

“Esto es alrededor de las 11.30 y 12 del mediodía; hay dos vecinas que la ven saliendo desde ese horario y unos repartidores que le llevaron un pedido y que escucharon una voz dentro de la vivienda y vieron una moto 11.25, con lo cual indica que ella ya estaría dentro de la vivienda y que Carlos Bustamante ya estaría gravemente herido“, reconstruyó la fiscal.

En este sentido, Salas agregó que los mismos testigos insistieron en el aspecto “llamativo” de que “los perros olían detrás de la puerta”. “Lo que les llamaba la atención a los perros era el olor a sangre y eso lo tomamos como uno de los indicios más graves de sospechabilidad”, aseveró.

Otra de las pruebas a las que hizo referencia la representante del Ministerio Público Fiscal está ligada con el resultado de las pruebas químicas y el hallazgo de manchas de sangre en las prendas que llevaba González al momento de la detención.

“Tenía manchas en zapatillas, jeans, campera, y lo más significativo son las que estaban en musculosa y remera, siendo que encima ella ya tenía un buzo colocado y una campera”, detalló, y consideró: “No se explica la llegada de sangre a esas dos prendas siendo que tampoco había asistido a Bustamante luego de ser atacado”.

Además, Salas dijo que las marcas de uñas que tenía la víctima en el dorso de su mano son “compatibles” con las de su esposa. “Todo esto conformó el pedido que solicitamos al juez”, aseguró, y recordó que todavía está a la espera de recepcionar los resultados que arrojen las pericias psicológicas y psiquiátricas.

 


 

Comentarios