Caso Bustamante: para la defensa, “no hay muchos elementos de prueba”

Así lo sostuvo Eduardo Carmona, el abogado de Verónica González, imputada por el homicidio de su esposo en Miramar. “El único avance en la causa son esas manchas que mandaron a periciar”, agregó.

Por Redacción

miércoles 3 de abril, 2019

Verónica González permanece detenida en la Unidad Penitenciaria N° 50 de Batán desde el pasado 22 de marzo, cuando fue acusada de golpear salvajemente y hasta la muerte a su esposo, Carlos Bustamente, en el interior del hogar que compartían en Miramar, donde, en 2011, asesinaron a su hijo Gastón, de apenas 12 años, y cuyo crimen permanece impune.

Sin embargo, de acuerdo a su abogado defensor oficial, Eduardo Carmona, “no hay muchos elementos de prueba” en la causa que apunten contra ella. “Ahora están analizando algunas manchas de sangre que se encontraron en el baño y en una ropa que apareció en el baño para determinar el ADN“, sostuvo.

En el mismo sentido, el letrado aseguró que, desde que la fiscal Florencia Salas tomó intervención en la caso, no hubo avances significativos. “Desde el principio, lo único que avanzó son esas manchas que mandaron a periciar, dijo.

Bustamante, de 60 años, fue trasladado al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) desde la ciudad vecina, por el cuadro crítico que presentaba debido a la gravedad de las heridas que recibió en su cabeza con un objeto romo. Pese a los esfuerzos de los médicos, murió al día siguiente, por lo que la imputación contra su mujer se convirtió en homicidio agravado por el vínculo.

Siete años antes, Gastón, el hijo menor de la pareja, fue golpeado, estrangulado y asfixiado en su propio cuarto. Su mamá había salido a hacer unas compras y dejó al menor en la cama por tan solo el transcurso de una hora. Cuando regresó a su casa, encontró a su hijo tendido en el suelo, con la cabeza ensangrentada, una media enroscada en el cuello y una almohada en la cara.

Las coincidencias entre ambos homicidios -la violencia empleada, la escena del crimen, el ataque en sus respectivos cuartos y el hecho de que González fue la última persona en verlos con vida y quien descubrió los cuerpos- sumaron sospechas sobre su posible participación en el asesinato de su propio hijo.

Incluso, Rodolfo Moure, el fiscal que intervino en aquella primera investigación -en la que se apuntó contra el cuñado de Gastón, Julián Ramón- aseguró que “hay puntos en común, sobre todo horarios, la forma que se encuentra el cuerpo, el lugar, la forma de matarlo, se usaron herramientas de la casa ningún objeto extraño, arma blanca o de fuego”.

Pese a esto, el abogado defensor sostuvo que tampoco hay ninguna novedad en esa causa, en la que González nunca estuvo imputada. El expediente está ahora en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que debe resolver si revoca o no la absolución de Ramón, de 31 y novio de Rocío, la hermana mayor de Gastón.

Por último, Carmona se refirió a una supuesta denuncia por fraude que habría radicado -el mismo día del ataque a Bustamante- una amiga de la imputada por haber comprado online con una tarjeta que le habría sustraído mientras tomaban mate. “No tenemos conocimiento de que se haya formulado ninguna denuncia, ni policial ni judicial en Miramar”, dijo.

Comentarios