La mejilla castigada detrás de la solidaridad del Hotel Regidor

Son cinco los trabajadores de planta permanente del establecimiento perteneciente al Sindicato de Unión del Personal de Seguridad de la República Argentina, que no cobraron sus sueldos en los que va del año y debieron abandonar sus puestos ya que fue cedido al municipio como lugar de prevención y aislamiento frente al coronavirus.

Por Redacción

martes 21 de abril, 2020

El Hotel Regidor fue el primero de los lugares cedidos gratuitamente al sistema de Salud del municipio para hospedar a pacientes leves de coronavirus o bien como centro de aislamiento para los marplatenses que llegan desde el extranjero y deben cumplir la cuarentena obligatoria.

Pero el establecimiento ubicado en Yrirgoyen 1374 ha generado controversia, más allá de haber colmado su capacidad. En primera instancia, la denuncia por malos tratos y condiciones no aptas para hospedaje. Y este martes se conoció la novedad que los cinco trabajadores de planta permanente no cobran sus haberes desde diciembre del año pasado, e incluso debieron dejar sus puestos sin recibir notificación de suspensión o despidos.

Uno de los empleados afectados, Walter Curado,  le detalló a El Marplatense lo que está aconteciendo por estos días con sus trabajos. "Somos empleados de planta permanente del Hotel Regidor, el cual fue intervenido por el Ministerio de Trabajo en la gestión del gobierno anterior y cuyo mandato finalizó el pasado 10 de diciembre. Nuestros haberes fueron abonados hasta dicho mes y ya a partir de el mes de enero del 2020 no hemos percibido legalmente suma alguna, ya que solo se nos fueron dando pequeños montos para sostener la temporada".

Y agregó: "Con esto de la pandemia, las autoridades cedieron el hotel, cuestión con la que estamos de acuerdo y acompañamos, pero así nos quedamos fuera del sistema laboral, ya que al hacerse cargo el municipio, se puso gente de salud y la Cruz Roja por razones lógicas", explicó.

Asimismo, subrayó que "ante reiteradas consultas a dirigentes sindicales se nos argumenta que las cuentas del sindicato están bloqueadas por la justicia y que hasta tanto no se desbloqueen las mismas, no se regularizará nuestra situación. Es decir que somos cinco trabajadores que estamos a la buena de Dios, sin sueldo y sin saber qué hacer porque no estamos despedidos, ni suspendidos. Es una situación tan incómoda como incierta".

"Estamos apelando al periodismo para visibilizar y a la buena voluntad de alguien que quiera arreglar esto. Es una situación gravísima", finalizó Curado.

Comentarios