Provincia pretendía bajar a Mar del Plata a Fase 3: "Es imposible trabajar y vivir así"

Sectores productivos y comerciales de la ciudad cuestionaron duramente la posibilidad de un retroceso de fase para la ciudad en vistas de la necesaria reactivación económica. Aseguran que los brotes no están ligados a sus rubros y piden "reglas claras" para poder trabajar.

Por Redacción

sábado 8 de agosto, 2020

La posibilidad de que Mar del Plata retrocediera a Fase 3 por decisión del gobierno de la Provincia de Buenos Aires tuvo en vilo en las últimas horas a los sectores productivos de la ciudad, cuyos representantes manifestaron nuevamente su rechazo a que se dé marcha atrás en las habilitaciones comerciales, lo que dañaría seriamente la reactivación económica de Mar del Plata.

Previo a que se conociera esta sábado que el gobierno de Axel Kicillof decidió, finalmente, mantener al partido de General Pueyrredon en Fase 4, la recomendación contraria del Ministerio de Salud bonaerense generó un gran malestar entre todos los actores consultados por El Marplatense, quienes coincidieron en la incertidumbre que genera cada semana el análisis de la situación epidemiológica y el impacto negativo que el cierre de actividades podría tener en una ciudad que está acostumbrada a encabezar los tristes ránkings de desocupación del país. 

Otro de los argumentos que se repite entre empresarios y sindicalistas que defienden la continuidad de la Fase 4 es que ninguno de los brotes que se originaron en Mar del Plata en julio y agosto -cuando los casos de coronavirus confirmados se dispararon de 49 a 1162- estuvieron ligados a actividades comerciales sino que se desataron en los rubros considerados esenciales, que se mantendrían en funcionamiento también en Fase 3.

"Es muy preocupante, no estoy de acuerdo para nada. Después de tanto tiempo de cuarentena y tanto esfuerzo para sostenerse hasta acá, la situación de las familias de sectores que hace poco pudieron reactivarse, cortarlo ahora sería un problema muy grave para los trabajadores. La situación no lo amerita y tampoco frenaría los contagios, creo que la situación viene por otro lugar", sentenció Ignacio Mesa, presidente del Parque Industrial, en diálogo con El Marplatense. 

En este sentido, apuntó que los contagios vienen "de la actividad social y no de dentro del trabajo". "No se va a bajar la curva de aumentos por volver a fase 3. Pasa más por tomar medidas inteligentes de controlar los focos que parar actividades enteras a esta altura de la cuarentena", añadió.

En el mismo sentido, el titular de la Cámara Textil de Mar del Plata, Juan Pablo Maisonnave, manifestó también su preocupación ante esta posibilidad. "Los contagios o los brotes no provienen de las actividades productivas sino que se fueron generando en las actividades esenciales. Creo que no da ni la situación sanitaria -por los números que nos han transmitido desde la Secretaría de Salud de la municipalidad- ni por la situación económica", indicó.

"Volver atrás llevaría a que se agrave la crisis económica que viven los negocios, tanto del sector industrial como comercial. La entidad está muy preocupada ante este eventual de retroceso de fase. Es muy preocupante y más, teniendo en cuenta, que se maneje sin reglas claras. Todos los fines de semana pasa lo mismo", dijo Maisonnave a este medio y agregó que las empresas están trabajando "a rajatabla" con los protocolos.  

Por su parte, la vicepresidente del Centro de Constructores y Anexos, Florencia Miconi, señaló que es "la novela de todas las semanas" la posibilidad de retroceder de fase. "No entiendo, si no hay ni 10% de respiradores en uso, si los % disponibles en UTI son altos. Es imposible trabajar y vivir así con esta incertidumbre. Necesitamos reglas claras", aseveró a través de su cuenta de Twitter.

Otro sector que se manifestó al respecto fue el de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), ya que su titular César Trujillo declaró que sería "un desastre" retroceder de fase. "Nosotros no tenemos ayuda de nadie, somos trabajadores registrados. Así que no tenemos ni la bolsa de comida. No estar habilitados sería un golpe muy fuerte. Serían más de 6000 compañeros devuelta a sus casas, sin sueldos", afirmó.

Asimismo, desde la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA), apuntaron que "la gente no puede dejar de trabajar porque hay casos en los que no tienen para llevar el plato de comida a su casa, los empleadores no están trabajando y no se pueden pagar los salarios, así que tenemos que ver cómo reactivar la economía porque no nos queda otra".

Si Mar del Plata retrocediera una fase, las actividades que se verían suspendidas son las siguientes: obra privada de construcción, venta al por menor de productos textiles, prendas de vestir, calzado y juguetes en comercios de cercanía con ingreso de clientes, salidas de esparcimiento, actividades religiosas, servicio de comidas y bebidas para consumo en locales gastronómicos, actividades deportivas al aire libre, actividades recreativas con distanciamiento social, centros culturales, ferias, shoppings, escuelas de danza y gimnasios y natatorios, entre otras.

Comentarios