Mirar al cielo para sobrevivir: el drama de la caída de mamposterías en Mar del Plata

La falta de mantenimiento en edificios ha generado preocupación en los marplatenses, por las tragedias ocurridas en los últimos años y que parece no tener fin.

Por Redacción

domingo 7 de febrero, 2021

La falta de mantenimiento, se puede traducir en negligencia. Y esta en tragedias. "Una desgracia con suerte", se dice. Suerte que muchas veces no pasan transeúntes por la vereda o que justo no se estacionó un vehículo. En los últimos años, la caída de mampostería de los edificios ha generado preocupación en Mar del Plata.

La responsabilidad es de las administraciones. No obstante, hay un trabajo que debe ser permanente y tiene injerencia directa municipal. Desde la inspectoría, a través del área de Fachadas, que pertenece a la Secretaría de Planeamiento, la cual se ocupa de inspeccionar a través de denuncias o por relevamiento de edificaciones, a través de la Ordenanza 19.115 y l 12.562, que tienen el marco regulatorio de los propietarios de edificios que tengan más de tres pisos o 9 metros de altura.

En las ordenanzas se le piden informes técnicos, que deben estar actualizados cada tres años. Además de informes de estructura y de cómo se encuentran las fachadas con el fin de impedir o evitar este tipo de desgaste de materiales, que terminan con diversas eventualidades.

Si no se logran evitar. Una vez ocurrido el hecho, es Defensa Civil quien perimetra la zona por precaución y presenta el informe correspondiente al área de Fachadas para que hagan las intimaciones correspondientes.

Un hecho no tan lejano, pero fatal como para evitar nuevas desgracias fue el 29 de diciembre de 2018, en Punta Mogotes, donde falleció una mujer y su pequeña hija por el desprendimiento de un balcón que las aplastó.

Esta situación pudo haber sido el punto final a las negligencias. No obstante, continuaron las eventualidades y no sólo en edificios, ya que el 5 de febrero del año pasado cayó la mampostería de un local de Güemes y lastimó a una mujer.

Continuaron los sucesos y hasta hubo que lamentar una nueva muerte. Fue el 31 de julio de 2020, cuando una mujer de 48 años caminaba por Arenales y se desprendió parte de la estructura de un edificio, que golpeó su cabeza y produjo el deceso.

El 12 de octubre pasado pudo ocurrir otra tragedia ya que se derrumbó la mampostería de un hotel. No hubo víctimas de milagro. Ocurrió en Buenos Aires y Gascón.

Un nuevo desprendimiento de mampostería se registró este cuatro días más tarde. Otra "desgracia con suerte" en las inmediaciones de San Martín y avenida Independencia.

El año nuevo no modificó la constante problemática. El 18 de enero la mampostería de un edificio ubicado en Tucumán entre Alberti y Gascón se desprendió y podría haber causado otro final catastrófico.

"Fue una sorpresa bastante grande, ayer cayó un pedazo de mampostería del edificio de enfrente. Sorpresa porque es relativamente nuevo. Los escombros llegaron hasta casi mitad de calle, cualquier auto que pasaba o persona podría haber sido una desgracia", le había comentado el encargado del edificio ubicado en frente, en diálogo con El Marplatense.

Y, el pasado miércoles, los bordes de los balcones de un edificio de larga data , desprendieron una gran cantidad de piedras que cayeron tanto sobre la vereda como también en la calle.

Así las cosas, en Mar del Plata es difícil caminar tranquilo. La inseguridad de toda índole suma preocupación a la ciudad. Las responsabilidades corresponden a las administraciones bajo el control municipal, para evitar tragedias y hasta daños personales, y que los marplatenses no tengan que andar mirando hacia arriba por miedo a un desprendimiento edilicio que pueda arruinar su vida.

 

Comentarios