Defienden el proyecto para trasladar la Zona Roja detrás del estadio Minella

El concejal Lauría, autor de la iniciativa, afirmó que "el Concejo Deliberante ha hecho la vista gorda sobre este tema".  "Hay que hacer algo", remarcó.

Por Redacción

martes 6 de abril, 2021

Tal como adelantó El Marplatense, el concejal de Vamos Juntos, Nicolás Lauria, presentó un proyecto de ordenanza para regular la oferta-demanda de actividad sexual que hoy tiene lugar en varias zonas de la ciudad de Mar del Plata, principalmente distinguiéndose los sectores de las avenidas Luro y Champagnat y alrededores. La iniciativa ya cosechó el apoyo del Foro  de Seguridad.

"Dicha propuesta tiene el aval de la secretaría de Seguridad del municipio y se ve motivada por el reclamo de la comunidad vecinal de dichas zonas, que aseguran que el desarrollo de esta actividad suele ocurrir en las aceras destinadas al paso peatonal así como sobre las calles, generando distintos inconvenientes tanto a los vecinos y sus familias, como a sus transeúntes cotidianos. Configurando asimismo una situación de riesgo para la seguridad vial de dichos lugares", explicó Lauría en CNN Radio Mar del Plata, FM 88.3.

Y remarcó: "La oferta o demanda de sexo ocurre en la vía pública sin delimitación espacial alguna, en horarios de circulación de vecinos en zonas residenciales, perturbando la tranquilidad y seguridad de los mismos; y generando grandes y numerosos inconvenientes".

Al mismo tiempo, el edil oficialista consideró que  “resulta necesario establecer lugares seguros y ordenados destinados a esta actividad, que en caso de desarrollarse en espacios públicos, respete lugares específicos que no sean circundados por vecinos y sea regulado debidamente por el municipio”.

En consecuente, explicó que "se está analizando por parte del Ejecutivo municipal proponer como zona de relocalización para dicha actividad el espacio público delimitado por la calle Américo Raúl Canosa entre Hernandarias y Juan B. Justo, por tratarse de una zona sin presencia de vecinos frentistas. Contemplándose incluso que se instalen allí baños químicos y depósitos de desechos".

A su vez, Lauría aseguró que “el proyecto no implica perseguir, maltratar ni hostigar a quienes eligen la actividad sexual como medio de vida, sino dar un marco de seguridad y salubridad”.

"Lejos de moralizar determinadas prácticas, se apunta a dar respuesta favorable y velar por los derechos de la comunidad en su conjunto respetando su diversidad. Cabe aclarar también que dicho proyecto será encarado desde la perspectiva de género, asumiendo y cumpliendo con las cuestiones políticas involucradas a tal fin", indicó.

Para finalizar, el concejal de Guillermo Montenegro afirmó que "hay que hacer algo, durante muchos años el Concejo Deliberante ha hecho la vista gorda sobre este tema.  Nunca el Concejo tomó la iniciativa para hacer algo. Es un tema complejo pero para eso me metí en la política. Soy nuevo. No queremos hacer lo mismo desde hace 30 años". 

"En conjunto con el Departamento Ejecutivo, queremos dar una herramienta para regularizar y ordenar esta actividad en un lugar público adecuado. Sería un corredor que estaría bien iluminado y  tendría baños públicos, entre otras cosas.  No queremos que se moleste a ningún vecino", sentenció.

Comentarios