Comerciantes de Juan B. Justo: "No podemos pasar otro año encerrados y sin trabajar"

El impacto de las nuevas restricciones a partir del retroceso de Mar del Plata a Fase 2 es fuerte en la zona debido a la cantidad de locales de indumentaria. Aseguran que "es muy difícil" concretar las ventas desde la puerta, pero consideran que "peor es estar cerrados". "Vendiendo aunque sea lo mínimo uno puede subsistir", argumentaron.

Por Redacción

domingo 6 de junio, 2021

La baja de General Pueyrredon a Fase 2 también puso en alerta a la arteria comercial de Juan B. Justo, donde uno de los rubros más importantes es la venta de indumentaria, que, según las nuevas restricciones, está permitida únicamente bajo la modalidad take away o por internet.

A esta situación, se suma el resentimiento que sufrieron las ventas durante los nueve días de confinamiento estricto dictados por el Gobierno a finales de mayo, que provocó importantes pérdidas en la ciudad.

Además, los comerciantes de la zona tienen graves problemas en relación a los alquileres. Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, indicó que la avenida Juan B. Justo es la "más afectada en este momento", frente a la baja en el consumo.

"Estamos intentando repuntar para que no pase como el año pasado, que tuvimos que cerrar. No podemos pasar otro año encerrados y sin trabajar. La situación es crítica. La gente no sale y se está trabajando un 30% de lo que es la caja normal, pero peor es estar cerrados", indicó el comerciante Walter Villalba.

"Tenemos familias y gastos. Vendiendo aunque sea lo mínimo uno puede subsistir, sin gastar los mínimos ahorros que hicimos durante el verano. Está muy complicado", explicó en dialogo con El Marplatense.

"Es más difícil concretar la venta desde la puerta. Hay muchos productos que se tienen que probar. El dolor de cabeza es que la persona se va, se lleva lo que compró, se lo prueba en su casa, donde no sabemos cuántas personas hay o si alguno está enfermo", informó en sintonía con las declaraciones de los comerciantes de Güemes.

Comentarios