El kichnerismo insiste con instalar verdulerías de Grabois en paseos costeros y plazas marplatenses

Este viernes, la Comisión de Industria, Comercio, Pesca, Innovación y Trabajo del Concejo Deliberante tratará la polémica iniciativa que impulsa el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE-UTEP) de Juan Grabois. Comerciantes repudiaron el proyecto y denunciaron: “Precarización, ilegalidad y competencia desleal”.

Por Redacción

jueves 2 de septiembre, 2021

Por Carlos Walker 

Tal como reveló El Marplatense, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE-UTEP), liderado por Juan Grabois, impulsa una iniciativa que busca ampliar la cantidad de permisos para instalar puestos de frutas y verduras en las principales plazas y en los paseos costeros de Mar del Plata.

En la comisión de Comisión de Industria, Comercio, Pesca, Innovación y Trabajo del Concejo Deliberante, el Frente de Todos buscará que avance este viernes el controvertido expediente.

Se trata de una polémica propuesta que apunta a actualizar la ordenanza 11.919 –vigente desde 1998–, que regula la actividad en el distrito de General Pueyrredon. El proyecto fue presentado por los concejales del Frente de Todos, Sol de la Torre y Roberto Gandolfi, en un piquete en las puertas del Palacio comunal.

La idea del kirchnerismo despertó profundo malestar en comerciantes marplatenses, quienes denuncian una competencia desleal por la "evasión fiscal" y porque además en la propuesta se incluyen "puntos de comercialización" en distintas esquinas, plazas, polideportivos y hasta en los paseos costeros.

El concejal del oficialismo, Agustín Neme, lanzó también duras críticas a la iniciativa presentada por el Frente de Todos. “En primer lugar esto es una clara competencia desleal. ¿Qué le decimos a un comerciante que paga un alquiler, una habilitación, tasas municipales, Afip, Arba, luz, sueldos y cargas sociales? Me parece que es una falta de respeto para el que invierte cumpliendo con todas las obligaciones pretender habilitar puestos callejeros que no pagan absolutamente nada”, afirmó.

Es una locura pensar puestos de frutas y verduras en las plazas de la ciudad o en el paseo costero como se propone. No se puede hacer un loteo del espacio público. Las plazas son para que puedan ser disfrutadas por la familia no para una verdulería ambulante. Si se permite esto, luego una plaza se convierte en una feria", resaltó Neme.

Para finalizar, el edil del intendente Guillermo Montenegro manifestó la necesidad de trabajar de forma urgente para ordenar el espacio público: "Nosotros queremos una ciudad moderna. No se puede pretender avanzar sobre el espacio público con este tipo de iniciativas que en vez de ser una solución agravan el problema. Lo que debemos hacer es ordenar y cuidar los espacios públicos y también cuidar a los comerciantes que cumplen con sus obligaciones evitando fomentar instrumentos que los perjudican".

Por su parte, el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, recibió a un grupo de comerciantes fruteros que se oponen al proyecto de Grabois y denuncian: “Precarización, ilegalidad y competencia desleal”.

En declaraciones a CNN Radio Mar del Plata, Gastón Herrera, uno de los comerciantes que estuvo presente en el encuentro, explicó que “se busca habilitar la ocupación del espacio público con 80 puestos de venta de frutas y verduras. Los comerciantes creemos que la representación política de la ciudad no puede enfrentar la economía formal con la economía popular”.

A su vez, el exfuncionario municipal destacó que “generar empleo, buscar herramientas de contención e inclusión para los vecinos que necesitan, no puede pensarse alentando la precarización, ilegalidad y propiciando la competencia desleal”.

Tras conocerse la iniciativa del Frente de Todos, la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (Cameco) consideró también que "esto implica una clara competencia desleal y perjuicio contra los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad".

"Resulta inaceptable la venta de dichos productos en el espacio público ya que ello implicaría una clara ventaja de los puesteros en perjuicio de todas las pymes que se dedican a la venta de frutas y hortalizas, quienes tienen que soportar el pago de alquileres, servicios de luz, gas, agua, tasas municipales y una enorme presión impositiva tanto de organismos nacionales como provinciales, para poder continuar con su giro comercial", afirmaron desde la institución.

Comentarios