Zona Roja: "Montenegro mide su éxito con la represión y el apartheid"

Así lo manifestaron, a través de un comunicado, las trabajadoras sexuales. También repudiaron los dichos de la vicegorbernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario.

Por Redacción

lunes 3 de octubre, 2022

A través de un comunicado, la Red por el Reconocimiento del Trabajo Sexual, Colectivo FUEGA y Red de Personas Viviendo con VIH, expresaron su repudio a los dichos del intendente Guillermo Montenegro y de la Vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario.

"La semana pasada para congraciarse con su electorado, los políticos Montenegro (PRO, JxC) y Magario (FdT) se manifestaron públicamente sobre la nueva zona roja delimitada por ordenanza municipal en General Pueyrredon", indicaron.

"El Intendente celebra que haya habido pocas denuncias de vecinos y se autofelicita por la cantidad de controles nocturnos que ha habido en la zona de Luro y Champagnat. Como siempre, la variable con que Montenegro mide su éxito tiene que ver con la represión y el apartheid de las personas más vulnerables en este conflicto, que son las y les trabajadores sexuales", destacaron en el escrito.

"El fin de semana se realizaron actas a todas las TS que aminoraran la marcha y dejaron de caminar en alguna esquina. Allí en cuestión de minutos son abordadas por patrullas que las obligan a seguir caminando bajo amenaza de levantarles una infracción. El supuesto delito: oferta de sexo en la vía pública, fuera de zona", remarcaron.

Asimismo, manifestaron que "nos preguntamos nuevamente cómo se puede catalogar a una conducta tan espontánea en cualquier ciudadana o ciudadano como estar parado en una esquina. ¿Qué determina que esa postura sea oferta sexual? ¿La ropa? ¿La cantidad de tiempo? ¿Que la persona sea trans o travesti?".

"Repudiamos las expresiones donde cunda la presunción de prostitución basada en la identidad de género de las personas. Si esta semana no hubo cientos de actas de infracción sino solo 9, no es porque las TS hayan optado por obedecer una norma anticonstitucional que las expulsa a una zona de la ciudad entre el cementerio y el basural, con una enorme desprotección y con la dificultad de acceso para los clientes. Mas bien hubo poca asistencia a la zona donde se establecen contactos para trabajar, porque muchas decidieron cuidarse de no tener que enfrentarse a la policía. Algunas procuraron esta semana trabajar con clientes de quienes ya tienen contacto telefónico o por apps", ampliaron.

"Pero ¿por cuantos días más se puede extender este estado de cosas? Las TS como cualquier otra persona, necesitan trabajar. La informalidad de este trabajo al no ser reconocido como tal, hace que sea privativo alquilar en condiciones normales. La mayoría de las TS transgénero viven en hoteles cuya tarifa diaria es muy alta. Algunas tienen personas a cargo. Tenemos temor de que la situación se agrave mucho en términos de violencia, sabiendo que estamos resguardando a nuestras compañeras extendiendo y aceitando nuestra red de contención", siguieron.

Y agregaron: "¿Cuanto falta para que haya muchos episodios de violencia policial, como los hubo la semana pasada? Días dolientes en que tuvimos que acompañar a nuestras pares a denunciar violencia física ejercida en las inmediaciones de Luro y Champagnat en las calles donde no hay cámaras, a veces por personal policial de civil".

En el comunicado, también subrayaron que "esta semana estamos recurriendo a organizaciones de derechos humanos evaluando cómo responder las infracciones constatadas en actas municipales y acompañando a Fiscalías y a Asuntos internos de las fuerzas para denunciar la violencia".

"Esperamos empatía de la sociedad en este momento de extrema vulnerabilidad donde el Intendente se jacta solamente de que hay pocas denuncias y no conduce ninguna política pública hacia las personas más afectadas por este conflicto", cerraron.

Comentarios