Licitación del basural: el Emsur y los "desconocidos de siempre"

El próximo martes debería realizarse la apertura de la millonaria licitación para la operación del predio de disposición final de residuos. La Justicia dio lugar a la medida cautelar solicitada por la empresa Estrans SA.

Por Redacción

sábado 24 de diciembre, 2022

El próximo martes 27 de diciembre debería realizarse en horas mañana la apertura de la millonaria licitación para la operación del predio de disposición final de residuos del municipio de General Pueyrredon, aún cuando la Justicia administrativa local dictó recientemente una medida cautelar solicitada por la firma Estrans SA, para impedir que las empresas de recolección de residuos puedan participar en dicho proceso selectivo, recogiendo así los argumentos que indicarían un "evidente direccionamiento a favor de la actividad del transporte que carece de incumbencia específica en la materia licitada".

Estas mismas sospechas fueron las que provocaron un acalorado debate legislativo, en el tratamiento del pliego por ante el Concejo Deliberante, donde los ediles Alejandro Carrancio (que revista en las filas de Milei) y Horacio Taccone (Acción Marplatense) no dudaron en denunciar el "direccionamiento" que ahora cautelarmente reconoce la Justicia, y que en ese ámbito logró avanzar gracias al voto doble de Marina Sánchez Herrero (Unión Cívica Radical), quien de tal suerte habilitó un proceso que en sede judicial encuentra serios y contundentes reparos.

Días atrás, en el marco de la visita de obra prevista como requisito ineludible para las empresas que quieran presentar ofertas, pudo conocerse que ocho firmas estarían interesadas en acceder a la operación del predio de disposición de residuos. Ese número fue, según las fuentes consultadas por este medio, de manera fingidamente impostada, destacado como un evidente logro de la gestión de Sebastián D’Andrea, presidente del Emsur encargado de organizar la cuestionada licitación, en la misma desopilante sesión ante la Comisión de Hacienda del HCD en la cual el concejal libertario Alejandro Carrancio le exigió la renuncia para el caso de confirmarse tamaño desvío de poder.

"Nosotros venimos diciendo hace meses que este proceso era poco transparente y que todo indicaba que las cláusulas del pliego obscenamente mostraban la intención del Gobierno de Montenegro de que una empresa en particular gane esta licitación. Hoy la Justicia dijo lo mismo", lanzó el edil libertario en las redes sociales tras la decisión de la Justicia.

Pero, con todo, resulta necesario -y conveniente- echar vista a ese supuesto alarde de multiplicidad de empresas participantes, que justificarían la laxitud de antecedentes que en una materia con semejante compromiso ambiental postuló el Municipio: “ampliamos el requisito de antecedentes a otros sectores para que más empresas puedan participar”. ¿Es así? ¿Ese desvío de los antecedentes específicos en disposición -la materia licitada- en favor de las empresas de transporte de residuos, es un éxito? ¿O acaso, muy por el contrario como sostienen en off algunos funcionarios de áreas ajenas al Emsur, esa declamada ampliación en realidad sólo intenta disfrazar el "traje a medida" urdido por D’Andrea, un abrir para desviar, en definitiva un desvío para clausurar la posibilidad de una compulsa justa?

De las ocho empresas que concurrieron a la visita de obra apenas dos, Tecsan-del grupo Roggio- y Estrans-, ambos con sobrados pergaminos, tienen antecedentes en la materia específica licitada: disposición de residuos sólidos urbanos que conllevan complejas tareas de ingeniería civil y química. El resto carece de antecedentes en la materia, a la cual algunos accedieron por una sospechada contratación directa dispuesta por el Emsur.

Estas empresas son Ciageser, Esur, Ashira, todas del sector de recolección de residuos y con vínculos históricos con Transportes 9 de Julio, quien también concurrió a la visita de obra, al igual que Transervice SA, todo ese conglomerado de empresas afines que ya concurrió a aquel remedo de concurso de precios (el "club de las transportistas") que derivara en la contratación directa que ahora se intenta legitimar por medio de una licitación acusada de direccionamiento en favor de las actuales operadoras en el marco de un negocio de 5 mil millones de pesos.

Por fin, y para completar el cuadro, se agregó la firma Pasalto, proveedora del municipio en tareas de bacheo, construcción y asfalto (nada que ver ni con la disposición ni con el transporte de residuos, convocada apenas para llegar al número mágico anunciado por D’Andrea: "son ocho los monos").

Como se puede observar, y con las excepciones expresadas, la apertura sería en favor de “Los desconocidos de siempre¨, conforme la célebre película de Mario Monicelli, esto es a favor de empresas con vínculos históricos y reconocidos con Transportes 9 de Julio, beneficiada hace más de treinta años con jugosos contratos de recolección en Mar del Plata, reforzados por redeterminaciones de precios que se suceden periódicamente con precisión de relojería suiza, y donde además los controles siempre han sido sospechados de laxos por la oposición.

Esta empresa buscaría ahora, a través de sus vinculadas, conseguir el monopolio de la gestión de los residuos en la ciudad, evitando con ello la sana existencia de "controles cruzados", siempre al amparo de una licitación denunciada por la propia Justicia de direccionamiento en favor de los recolectores. Porque si del neorealismo italiano se habla, y también de basura, algún pícaro manifestó su preferencia por el film “Feos, sucios y malos”, del gran Ettore Scola.

Comentarios