Retiro espiritual en Chapadmalal: 100 objetivos y la guitarra de Michetti

Cobertura especial de El Marplatense

Por Redacción

sábado 3 de diciembre, 2016

Las intensas jornadas de trabajo que llevó adelante el Presidente Mauricio Macri junto a todo su gabinete en el complejo turístico de Chapadmalal desde el pasado jueves llegaron a su fin este sábado al mediodía. Con la cobertura especial de El Marplatense, un resumen con las conclusiones más destacadas del encuentro y algunas intimidades.

El día a día

Durante el “retiro espiritual”, el Gobierno nacional se encargó de mostrar su satisfacción por los resultados obtenidos hasta la fecha y su optimismo de cara al próximo año, proyectando una Argentina con inversiones y en plena etapa de crecimiento.  “Argentina va a crecer en 2017”, señalaron en sintonía la gobernadora bonaerense y el Jefe de Gabinete en la primera conferencia de prensa.

“Están llegando las inversiones al país. Hay proyectos que ya suman más de 50 mil millones de dólares”, destacó por su parte el Ministro de Desarrollo, Francisco Cabrera, quien agregó: “Las inversiones que debería recibir Argentina para generar empleo de calidad tendrían que estar alrededor de 100 mil millones de dólares”.

Mientras tanto, puertas para adentro, la cuestión se centró en definir las políticas y las estrategias centrales de gestión que tendrán lugar en el próximo año. Se hizo énfasis, por ejemplo, en la generación de “empleo de calidad” para revertir los actuales indices de pobreza.

En este sentido, las agendas de trabajo previstas para el jueves y viernes en Chapadmalal abordaron como ejes principales la “economía e infraestructura”. “Vimos sobre todo lo que hace a Desarrollo Humano, Social y Productivo”, reveló la Vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti al referirse a otro de los focos de trabajo.

Y como era previsible, la conferencia de prensa que encabezó este sábado a la mañana el Presidente junto al Jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo lejos de grandes respuestas y discursos, y sólo se propuso cumplir con un formalidad que sirviera como cierre del “retiro espiritual” en Chapadmalal.

“Responde 5 preguntas y se va”, habían anticipado desde Presidencia en los minutos previos. Escueta, breve y rápida, así estaba prevista la rueda de prensa, pese a la mala cara de varios de los periodistas presentes ante la novedad. De este modo, un Macri mesurado en sus respuestas, supo ponerle punto final al encuentro en poco más de 15 minutos.

Pero más que apurado, se lo notó cansado al Presidente. Inclusive, ni antes ni después del contacto con la prensa hubo un mínimo cruce de palabras con los medios que asistieron al hotel. Macri se despidió así, con gestos fugaces, y se perdió con Marcos Peña en las anaranjadas cortinas que rodeaban la gran sala del hotel.

La novedad: 100 objetivos estratégicos de gestión

La conclusión más destacada que dejó este “retiro espiritual” tiene vínculo directo con la incorporación de 100 objetivos definidos como “prioridad” para la nueva agenda 2017 del Gobierno nacional. A través de ese centenar de prioridades, divididas en 8 ejes temáticos, se pretende aglutinar los principales objetivos que posee cada Ministerio y dar una respuesta más efectiva por cada área.

“Los vamos a entregar todos y los haremos públicos”, adelantó en la conferencia de prensa de esta mañana el Presidente, quien también explicó que este tipo de planificación surgió desde la Jefatura de Gabinete: “El Jefe de Gabinete decidió que había que focalizarse en 100. Esto representa solamente una pequeña cantidad de cada Ministerio. Los vamos a ir monitoreando para ver cuál es el grado de avance de cada uno”.

Según trascendió, entre los ejes en los que se dividirán los objetivos figura la lucha contra el narcotráfico; la estabilidad de la macroeconomía; el fortalecimiento de las instituciones; la inserción “inteligente” en el mundo; el desarrollo productivo y el desarrollo humano sustentable.

No más “distracciones”: el pedido de Macri a su gabinete

Los 100 objetivos que resumen estas tres jornadas de trabajo en el complejo turístico de Chapadmalal, también desnudan cierta dispersión por parte del Gobierno y su necesidad de encontrar un norte hacia donde encaminar la gestión, ante el inminente inicio de un año atravesado por las elecciones legislativas. Esta fue una de las cuestiones en las que más hizo hincapié el Presidente, tanto puertas para adentro como en su contacto con la prensa.

“Son tantas las cosas en las que tenemos que innovar, corregir y generar, que hay que hacer un esfuerzo de focalización. Porque no todo es lo mismo, ojalá pudiéramos hacer todo en este proceso de 4 años. Pero hay que tener prioridades, y por eso las hemos señalado”, apuntó Macri.

La Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, ratificó en la conferencia de prensa del viernes esta postura de Macri en las reuniones de trabajo. “Lo más importante es la focalización de los ministros en el seguimiento concreto de los temas. Fue una de las cosas que planteó el Presidente. El quiere que nos focalicemos a fondo, que no nos distraigamos, que estemos atentos“, detalló, y agregó: “Quiere ministros que estén al frente de la gestión”.

Siempre hay lugar para una guitarra

La ferviente preocupación del mandatario para que no haya “distracción” de ningún tipo, llegó al punto de prohibir la utilización de los teléfonos móviles. El jueves, antes de la cena de pescados y mariscos que disfrutaría el gabinete en el quincho principal del sector presidencial, Macri le marcó la agenda a cada ministro y les prohibió el uso de sus celulares.

Sin embargo, durante el desarrollo del “retiro espiritual” en Chapadmalal el Presidente debió ceder con esa postura inflexible y se permitió también disfrutar de otra clase de momentos más distendidos junto a su equipo de gestión.

Según pudo saber El Marplatense, en la noche del viernes, los acordes de la vicepresidente de la Nación fueron los responsables de romper con la tensión cargada en las diversas jornadas de trabajo. Tras la cena, Gabriela Michetti consideró que el escenario era oportuno para sacar su guitarra criolla y entonar algunas canciones con los funcionarios nacionales.

Hasta el propio Macri participó activamente de la iniciativa y le puso su voz a varios temas. Se gestó como una especie de “karaoke”, según explicaron a este medio. Y así, entre canción y canción, entre acorde y acorde, la noche pasó y la última jornada para los ministros se extendió hasta la medianoche.

 


 

Comentarios