Materno: afirman que el nuevo sistema de guardia funciona “muy bien”

A un mes de la implementación de la nueva metodología para atender pacientes conocida como “triage”, desde la dirección del hospital trazaron un balance positivo aunque también reconocieron demoras en la atención por cuestiones de “conectividad”. “Esto requiere de etapas de adaptación”, fundamentaron.

Por Redacción

martes 9 de enero, 2018

A un mes de la implementación de la nueva metodología de atención de guardias hospitalarias conocido como “triage”, desde la dirección del Materno Infantil trazaron un balance positivo de su funcionamiento aunque reconocieron algunas demoras ligadas a la “conectividad” que prevé el sistema. “Esto requiere sus etapas de adaptación”, explicaron.

En una primera instancia, la directora ejecutiva del nosocomio, Viviana Bernabei, destacó que con este nuevo método, en el que se clasifica a los pacientes según la urgencia de sus patologías, se pasó de un “registro a mano a un registro completamente informático”.

“Esto es algo que requiere sus espatas de adaptación por parte de las personas que están dentro del sistema y también por parte de los padres que traen a sus hijos, porque antes se llamaba en voz alta, entraban por orden de llegada y ahora entran por orden de complejidad, y esto trae esos problemas ante los cambios“, fundamentó, en diálogo con El Marplatense.

El nuevo sistema, que también se implementó en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), se enmarcó en una inversión de aproximadamente 1.100 millones de pesos del Gobierno de María Eugenia Vidal para llevar adelante la puesta en valor de las guardias de 43 hospitales bonaerenses.

En ese número, la mandataria incluyó como prioridades al HIGA y el Materno infantil, y los trabajos que estaban proyectados fueron finalizados en el transcurso de octubre. En el primer caso, implicó una inversión de 22 millones de pesos, mientras que en el segundo se asignó un presupuesto aproximado de 7 millones.

Las clasificaciones por la urgencia de la sintomatologías de los parcientes están divididas en categorías marcadas por los colores verde, amarillo y rojo. Rojo es lo que se denomina “ugente”, amarillo significa que puede haber un lapso de espera de “media hora”, y verde clasifica para las patologías que pueden tener una “demora de hasta 120 minutos”.

En este sentido, Bernabei dijo que las principales demoras se producen por la “conectividad” del sistema, ya que hay una conexión permanente y directa con el Ministerio de Salud. “Este registro y la clasificación de pacientes se carga a un sistema informático que está conectado con el Ministerio, porque ellos también tienen un tablero en tiempo real para saber la cantidad de pacientes que estamos atendiendo”, detalló.

Ante ello, la directora del Materno Infantil remarcó que el funcionamiento del “triage” es “muy bueno” aunque reconoció que las dificultades con internet a veces “dilatan la espera” de los pacientes. “Esto igual no es algo del sistema en sí mismo sino del país en general con las conexiones”, consideró, y ratificó: “Este es un sistema que tiende a aumentar la eficiencia de atención en la guardia”.

 

 


 

Comentarios