14° C
Light Thunderstorm
Light Thunderstorm

Se cumplen seis años de la desaparición de Fernando Lario

El arquitecto desapareció el 7 de julio de 2012. Sus familiares y las autoridades de la Facultad de Arquitectura insisten a la Justicia con que intensifiquen la búsqueda del arquitecto. Misterio de un caso que conmocionó a los marplatenses.

Por Redacción

sábado 7 de julio, 2018

Se cumplen seis años de la desaparición de Fernando Lario, el arquitecto y docente cuyo paradero se desconoce desde el 7 de julio de 2012.

La última vez que se lo vio con vida fue en la Universidad Nacional de Mar del Plata, ubicada en Funes y Roca.  Al momento de su desaparición, el arquitecto y docente universitario tenía 45 años. Hoy, seis años después, todavía no hay novedades sobre él.

Los investigadores manejan distintas hipótesis desde aquel día. Se barajó la posibilidad del suicidio, una posible huida de la ciudad y hasta que haya sido asesinado. Sin embargo, hasta el momento no se pudo establecer qué pasó con Lario, padre de un chico de 17 años. La única medida por parte de la fiscalía fue en noviembre con el cambio de caratula a  “homicidio en ocasión de robo”, aunque sin resolver prácticamente ninguna diligencia al respecto.

El mismo sábado en que desapareció Lario, una joven encontró, al borde de un acantilado en la zona sur, un morral con documentación y objetos personales del arquitecto. No obstante, el cuerpo nunca se encontró pese a las intensas búsquedas, y los investigadores no cuentan con elementos que les permitan direccionar el caso únicamente hacia la hipótesis de suicidio.

RECONOCIMIENTO

Hace un año, familiares y autoridades de la Facultad de Arquitectura descubrieron una placa con su rostro en la Biblioteca central de la institución para mantener “viva” su búsqueda, que no ha registrado mayores avances en la Justicia.

“Seguimos haciendo ruido con la ayuda del Decano de la Facultad, Guillermo Eciolaza, para descubrir una placa acá donde el hizo el segundo tramo del proyecto cuando desapareció y plasmando una foto de él pintada por Helio Piralta en Peña y Funes, como para darle una caricia al alma de mi mamá y de todos nosotros”, había expresado a El Marplatense Laura, hermana del profesor desaparecido, en esa oportunidad.

La hermana de Fernando cuestionó el accionar de la fiscalía para dar con su paradero, e insistió que desde la Justicia “no se ha hecho nada” por la causa.

LAS INVESTIGACIONES EN LOS ÚLTIMOS MESES EN EL CASO

En febrero de este año, el abogado de la familia Lario, Julio Razona, le dijo a El Marplatense que “Lario fue interceptado por tres delincuentes que le robaron, que lo golpearon hasta terminar con su vida y que hicieron desaparecer su cuerpo”. Sus declaraciones se enmarcaron luego de una investigación que llevó adelante junto a los instructores especializados que destinó la Procuraduría General de la Provincia de Buenos Aires para este emblemático caso.

El letrado que representa a la familia del arquitecto explicó que esta revelación, que pondría fin a la infinidad de hipótesis que se barajaron en la causa, se logró gracias al hallazgo de un testigo que no había sido tenido en cuenta hasta la fecha y que resultó “clave” con su testimonio.

Se trata de un interno que permanece en el centro carcelario, que no tuvo intervención alguna en el presunto homicidio, pero que sí “escuchó una conversación” que le permitió conocer quiénes eran los autores materiales de este hecho.

“Por medio de un tarea de campo que realizamos con los investigadores pudimos dar con esta persona, y logramos convencerla de que rompa con los códigos carcelarios y cuente lo que había pasado: era el testigo principal”, enfatizó Razona, quien ratificó: “Todo esto se lo notificamos al fiscal, y así logramos saber que Lario murió en manos de tres delincuentes que lo golpearon hasta matarlo“.

La familia Lario.
La familia Lario.

El abogado dijo que este testigo clave desconocía el lugar donde los delincuentes interceptaron a la víctima pero sí “dónde ocurrieron los hechos”. “El homicidio fue en un lugar alejado al complejo universitario”, aseguró.

Los autores materiales están identificados y ninguno de ellos está detenido”, indicó el abogado.

LAS “DEMORAS INEXPLICABLES” DE FERNANDO CASTRO

Otra de las piezas claves que aún falta para completar la compleja trama se vincula con el lugar donde los delincuentes hicieron desaparecer el cuerpo de Lario. Según sostuvo el abogado de la familia, el cadáver se encuentra en Mar del Plata, en una “zona marginal” que “ya está identificada”.

Las coordenadas aproximadas de ese sector ya están en conocimiento del fiscal Fernando Castro, que está hace más de un año al frente de la causa,  que antes pasó por las manos de María Isabel Sánchez.

No obstante, el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones (UFI) Nº1 se muestra reticente a avanzar con la búsqueda. “Tenemos un lugar donde podría estar el cadáver  y el fiscal ha pedido que le indiquemos el lugar preciso, con lujo de detalles de dónde está el cuerpo”, cuestionó.

Castro también tomó otras determinaciones “inesperadas” en la causa, al imputar como “sospechoso” al interno de la cárcel que reveló el trajín del asesinato, pese a que no había tenido ninguna intervención en el hecho. “Cuando lo citó a prestar declaración, todos entendíamos que le iba a tomar declaración como testigo, pero resolvió imputarle el delito a esta persona, que fue la que nos dio todos los datos”, cuestionó.

“Lo imputó como ‘sospechoso’, y esto implica que un sospechoso tiene derecho a no declarar o a mentir, por lo que el valor probatorio de sus dichos no era tal”, explicó, y añadió: “Yo apelé esa resolución, le pide que la revea, pero el fiscal siguió en esa tesitura y la persona declaró pese a todo aunque declaró una mínima parte de los hechos“.

EL GIRO RADICAL TRAS LA INTERVENCIÓN DE LA PROCURACIÓN BONAERENSE

La desaparición del docente de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Mar de Plata (UNMDP) parecía un enigma sin resolución hasta que Conte Grand tomó las riendas del caso, a partir del envío a la ciudad en agosto pasado de instructores especializados en investigaciones complejas, tras el requerimiento de la familia del arquitecto.

“Contra Grand designó a dos investigadores de la Policía Judicial de la Procuración que se hicieron cargo de la investigación junto a nosotros, y en pocos meses logramos resolver el caso”, reconoció Razona, en una primera instancia.

A partir de los avances que lograron en la pesquisa, a fines de noviembre del año pasado ya se había dado un giro radical a la causa: después de permanecer durante años bajo la caratula de “averiguación de paradero”, el fiscal encontró elementos suficientes como para modificarla a “homicidio en ocasión de robo”, cuestión que también se ratificó en la indagatoria al interno de la cárcel.

El letrado insistió en que fue “importantísima” la labor de los investigadores de la Procuraduría para llegar a las recientes certezas. “Con ellos pudimos dar con esta persona que nos dio todos los datos del asesinato. Son realmente de un excelente nivel profesional. Lo mejor que tiene la Provincia”, consideró.

ALLANAMIENTOS

En marzo, un fuerte operativo policial tuvo lugar en la zona sur de Mar del Plata. Con la presencia de efectivos de la Policía Bonaerense, la Prefectura Naval Argentina y agentes de Tránsito municipal, además de instructores de la Procuración General provincial, se dispuso un amplio despliegue sobre un predio de Playa Serena.

Julio Razona estuvo presente al momento del operativo y explicó que esta labor investigativa ya había sido solicitada hace nueves meses al fiscal Fernando Castro, a cargo de la causa caratulada por el delito de “homicidio en ocasión de robo”.

Al fiscal le dijimos que encontramos 10 automóviles que debían ser peritados para ver si encontraban restos óseos de Lario. Hoy se ordenó esa medida y se llevó adelante”, confirmó en una primera instancia, en diálogo con este medio.

Según indicó el letrado, el operativo se realizó sobre un “predio enorme” y dijo que sólo se logró encontrar dos de los diez autos siniestrados. “Nos dijeron que había desarmaderos pero los vecinos nos informaron ahora que todos fueron levantados hace 20 días”, señaló.

Razona confesó que “le llama mucho la atención” la desaparición del resto de los vehículos, al remarcar que son autos que no tenían ruedas y que estaban volcados, en plena etapa de abandono. “Son muy difíciles de sacar para una persona común”, sostuvo.

Asimismo, el representante legal de la familia del arquitecto aseguró que “es muy usual” que en la zona rastrillada se encuentran documentos de identidad, pasaportes y otros elementos de estas características, ya que “son descartados de los autos que incendian los delincuentes en este lugar”.

De todos modos, Razona señaló que se hizo el informe correspondiente con los indicios hallados en los dos vehículos que fue elevado al fiscal Fernando Castro, quien no se encontraba presente al momento de llevar adelante el operativo. “Vamos a proponer nuevas medidas de investigación”, garantizó.

 

 

Comentarios