No hay clásico: Boca y River acordaron no enfrentarse en el verano

Rodolfo D'Onofrio, titular del club millonario, explicó que se le decidió dar "prioridad" la Súperliga, al recodar que el equipo de Marcelo Gallardo aún debe cuatro partidos. La televisión, sin embargo, mantiene presiones para que se juegue el tradicional superclásico que tenía lugar en Mar del Plata.

Por Redacción

miércoles 19 de diciembre, 2018

La novela por la realización en Mar del Plata del tradicional superclásico que se disputaba en cada temporada estival parece no tener más capítulos de discusión, y su final no resulta "nada feliz" para la ciudad: los presidentes de Boca y River acordaron en los últimos días que no haya enfrentamientos durante el verano.

La decisión fue confirmada a Clarín por Rodolfo D'Onofrio, el presidente del "Millonario", quien fundamentó la postura por considerar como una "prioridad" el cumplimiento de los cuatro partidos que aún adeuda el equipo de Marcelo Gallardo por la Súperliga.

De esas deudas, dos ya tienen una programación pactada. El sábado 19 de enero, a las 20 en el Monumental, recibirá a Defensa y Justicia. El miércoles 23, también en Núñez pero a las 21, enfrentará a Unión. El 27 de enero jugará con Patronato, otra vez en Udaondo y Figueroa Alcorta, en la reanudación del campeonato. Los encuentros pendientes ante Godoy Cruz en Mendoza y Central en Rosario todavía no tienen día ni horario confirmados.

“Tenemos muchos asteriscos en la Superliga y ya nos fijaron dos fechas a fines de enero. No podemos jugar contra Boca. Y si nos piden hacerlo, les vamos a decir que no”, ratificó el máximo responsable del club de Núñez, aunque todavía persisten las presiones de las cadenas televisivas para que se dispute algún clásico en el verano.

Si bien aún se respira un aire tenso entre Boca y River, después de los graves incidentes que motivaron la mudanza de la final de la Copa Libertadores a Madrid, D'Onofrio aseguró que esta decisión "no tiene nada que ver con la seguridad ni con lo que pasó".

A ello se suma otro factor: la postura que había adoptado el Municipio desde el año pasado para aumentar el canon que se cobraba por la explotación del estadio Jose María Minella, lo que llegó a poner en riesgo la realización del Torneo de Verano en la última temporada.

En principio, por decisión de la Secretaría de Hacienda que conduce Hernán Mourelle, se había exigido a Torneos y Competencias, la firma organizadora del evento, que se pagara un canon de casi 1 millón de pesos, cuando antes oscilaba en los 100 mil. Finalmente, tras diferentes negociaciones, se acordó en 2017 un pago de aproximadamente un 50 por ciento menos de la pretensión inicial del Gobierno. Para este año, se había aplicado una actualización del 35 por ciento a ese monto, según informaron desde el Ente Municipal de Deportes y Recreación (Emder).

 

 

 

 

 

Comentarios