11° C
Rain
Rain

Boca – River: la histórica final que se definió en Madrid

Mal clima, incidentes a cargo de la hinchada de River, controles de seguridad defectuosos y un partido de vuelta en tierras lejanas, marcaron una final inédita entre Boca y River. El “Millonario” finalmente se consagraría campeón. Recordá el paso a paso de esta final.

Por Redacción

lunes 31 de diciembre, 2018

Los dos clubes más grandes del país vivieron en este 2018 una final de Copa Libertadores que quedará en la historia del pueblo argentino, del fútbol y del mundo. Por la importancia de ver a los clubes más importantes del país enfrentados en una final de América y por los cientos de escollos que se debieron superar para lograr que se consagre campeón un equipo.

La historia es larga pero vale la pena recordarla. El “Xeneize” y el “Millonario” se verían las caras por la final de la Copa Libertadores, el sábado 10 de noviembre y el 24 del mismo mes. Ambos partidos se jugarían a las 16.

Sin embargo, una gran tormenta sobre la Boca y gran parte de la Provincia de Buenos Aires dejó a “La Bombonera” en un mal estado. Las autoridades de la Conmebol en base a esto, decidieron postergar la misma al día siguiente.

 Ese domingo 11 de septiembre, ambos equipos ingresaron al campo de juego y disputaron el partido de ida. Fue un encuentro vibrante donde Wanchope Ábila abrió el marcador a los 34 minutos del primer tiempo. Instantes después, lo empató Pratto. Benedetto volvió a poner arriba a Boca en el marcador Izquierdoz en contra dejó el resultado en dos a dos.

En el historial, los eternos rivales se enfrentaron 28 veces, de las cuales 24 de ellas fueron por la Copa Libertadores, dos por la Sudamericana 2014 y otras dos por la Supercopa 1994. Sumando todas las competencias Boca también lidera el mano a mano, con un encuentro de ventaja. Todos los triunfos del Xeneize fueron por la Libertadores, mientras que el Millonario suma siete en ese certamen y uno en la Sudamericana. Por la Supercopa, igualaron en ambas oportunidades (y se clasificó el conjunto de la Ribera por penales).

Cuando el mundo pensaba que vería un campeón, volvieron los problemas que postergarían la final aún más. En este caso no fue el clima sino los deficientes controles de seguridad y el (mal) clásico del fútbol argentino de atacar a los rivales. Decenas de piedrazos contra el micro en el que Boca llegaba al Monumental, dejaron jugadores heridos y la confirmación de que la copa debía esperar.

El partido estaba programado para el domingo 24. Luego de variadas declaraciones de dirigentes y autoridades de la Conmebol sobre un gran abanico de posibilidades de fechas y lugares para jugar el partido de vuelta de la final, se decidió jugar en el estadio Santiago Bernabeú de Madrid, el domingo 9 de diciembre.

En tierras lejanas, jugando la Copa Libertadores de América en Europa, paradoja si las hay, River demostró mayor concentración en el transcurso del partido, mayor determinación y porqué no, eficacia. Con goles de Pratto, Quintero y Martinez, el “Millonario” superó 3 a 1 a Boca y se consagró campeón.

Luego, en el Mundial de Clubes, el equipo dirigido por Marcelo Gallardo sería eliminado prontamente ante el Al Ain por penales, pero esa es historia de otro libro.

Comentarios