25° C
Thunderstorm
Thunderstorm

La mujer que se salvó de milagro del derrumbe

“Voy a ir a la Gruta de Lourdes a agradecer por otro día más de vida”

Romina, una vecina que vive a una cuadra del lugar en el que murieron una mujer y su pequeña hija tras el derrumbe de los balcones de un edificio de Punta Mogotes, salvó su vida por segundos y solo sufrió un esguince de tobillo. Iba a comprar pan y un grito de su papá la hizo retroceder unos pasos.

Por Redacción

lunes 31 de diciembre, 2018

Romina salvó su vida de milagro cuando pasaba por la esquina de Puán y Acevedo, donde este sábado el derrumbe de los balcones de un edificio en Punta Mogotes terminó con la vida de una mujer de 35 años y su pequeña hija de 3. Voy a ir a la Gruta de Lourdes a agradecer por otro día más de vida. Hoy no cumplo 38 años y dos meses, sino 2 días de vida”, dijo todavía conmocionada por lo sucedido.

En el video que tomó una de las cámaras del Centro de Operaciones y Monitoreo de la comuna-en el que se puede ver el momento en que se desplomó la mampostería de la edificación- captó también su paso por el lugar de la tragedia, que por escasos segundos no la convirtió en la tercera víctima fatal. Romina solo sufrió el esguince de uno de sus tobillos por el impacto de un escombro.

Justo estaba cruzando y sentí el grito de mi papá que me decía: “Andás por el sol, nena”. Y eso fue lo que me detuvo y me hizo frenar el paso. Venía sola, cruzando de la panadería hacia la heladería. Escuché un ruido ensordecedor y las piedras que se me venían encima. Retrocedí dos o tres pasos y me frenó el auto que pasaba. Al retroceder, pensé: o me pisa el auto o me agarran las piedras”, describió el momento del suceso.

Romina asegura que no se puede reconocer aún en el video. “Todavía no reacciono, lo poco que pude dormir a la noche pensé en mis hijos. Porque siempre salgo con ellos, pero les dije que se quedaran en casa, que iba a comprar el pan y volvía”, relató.

Luego del derrumbe, algunos vecinos la ayudaron a caminar hasta una casa, porque tenía dificultades para caminar. “No reaccionaba y había una señora que gritaba y un señor corría y gritaba: “Mi mujer, mi hija”. La policía tardó 3 o 4 minutos, porque el domo avisó enseguida. Es una zona muy transitada, pudiese haber sido mucho peor“, detalló sobre lo que recuerda de esos primeros momentos.

Hace seis meses que se mudó al barrio, donde vive a una cuadra del edificio- “Mis hijos van y viene por esta cuadra todo el tiempo porque mi mamá vive enfrente de ese edificio“, sostuvo, todavía con estupor, y añadió: “Estoy buscando algo más alejado de la playa porque no sé, miro una grieta en el techo y estoy más pendiente de todo. No quiero soltar a mis hijos. Esto es shockeante y muy traumático. Los nenes se despiertan asustados. Quizá con el tiempo eso va a ir mermando”.

Por último, aseguró que le “gustaría contactar a la familia de las víctimas“, Agustina Ferro e India Luzardi. Este domingo Romina fue hasta la comisaría a identificarse como quien aparece en el video y hacer la denuncia por las lesiones. “Todavía no se comunicó nadie de la fiscalía. Me dijeron que se iban a comunicar conmigo”, concluyó.

Comentarios