Tragedia del Rigel: el dolor de ocho familias que aún no tienen paz

Luego de más de 6 meses de reclamos, marchas, movilización y una carpa frente a la catedral para recoletar firmas, los familiares de los tripulantes del busque pesquero Rigel continúan pidiendo que se rescaten los cuerpos de los 8 tripulantes. Un año marcado por la tristeza, la desesperación y el abandono.

Por Redacción

martes 1 de enero, 2019

El buque Rigel zarpó el 5 de junio pasado del Puerto local rumbo al sur para abocarse a la pesca de langostinos y el último contacto que tuvo con las autoridades fue alrededor de las 23 del viernes 8 de junio. Iba a la búsqueda del langostino que por esa época abunda en las costas de Chubut y cuyo valor de venta es mayor al de cualquier otro marisco.

El sábado 9 de junio fue hallado un cuerpo en la zona donde se buscaba al pesquero y finalmente se confirmó que era el de Salvador Taliercio, capitán de la embarcación. Pero el pesquero tenía otros 8 tripulantes a bordo: el segundo patrón Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas Néstor Rodríguez, el auxiliar de máquinas Cristian Osorio y los marineros Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Mierez y Rodrigo Blanco.

Luego de una intensa e incesante  búsqueda de 26 días logró localizarse el casco de la embarcación desaparecida en Rawson”, precisó el comunicado de la fuerza el domingo primero de julio, que agregó: “Finalmente, a pesar de las inclemencias del tiempo, nuestro personal especializado del guardacostas SB-15 “Tango” del Servicio de Salvamento, Incendio y Protección Ambiental  localizó el barco”.

Actualmente, luego de 6 meses de reclamos, marchas, movilizaciones y una carpa para recolectar firmas, los familiares de los 8 tripulantes que aún continúan dentro del casco del barco, siguen solicitando al gobierno por el rescate de los cuerpos.

Ya recolectaron cerca de 28 mil firmas en la carpa que montaron un mes atrás frente a la Catedral de la ciudad, pero aseguran que aún no son suficientes para visibilizar su reclamo a nivel nacional.

“El apoyo es muy grande, hay organizaciones sociales, sindicatos y ciudadanos compartiendo nuestra lucha”, destacó a El Marplatense Godoy, familiar de un tripulantes que además agregó: “En Mar del Plata se naturaliza la no acción, lo que siempre pasó. Cada uno tiene que cambiar eso, el abandono no puede ser parte de esta sociedad”.

Los familiares cierran así un 2018 marcado por la tristeza, la desesperación y la incertidumbre de saber si algún día recuperarán los cuerpos de sus marinos.

Comentarios