21° C
Scattered Clouds
Scattered Clouds

El lobo marino hecho por Pallarols ya llegó a Mar del Plata

El reconocido orfebre realizó esta obra especialmente para ser exhibida en la ciudad, como homenaje a los soldados caídos en Malvinas y a los 44 tripulantes del ARA San Juan. Esta hecha con restos bélicos y se podrá visitar de forma gratuita en el Teatro Tronador, ubicado en Santiago del Estero 1746.

Por Redacción

domingo 20 de enero, 2019

El lobo marino ya es un símbolo de Mar del Plata. A los clásicos dos del escultor José Fioravanti emplazados en la Rambla y al más reciente diseñado por la artista plástica Marta Minujin en el acceso al Museo MAR, ahora se suma otra obra de arte que engalanará a la ciudad: una particular escultura del prestigioso orfebre Juan Carlos Pallarols construida con material bélico de la Guerra de Malvinas.

La obra maestra será inaugurada oficialmente este martes, pero podrá ser visitada desde este mismo domingo, con entrada libre y gratuita, en el renovado Teatro Tronador, ubicado en Santiago del Estero 1746, donde también los visitantes pueden disfrutar de la muestra de reliquias del Teatro Colón de Buenos Aires. Esta lujosa exposición está abierta al público todos los días del verano, de 18 a 21, y, los días de lluvia, a partir de las 16.

Este lobo fue construido con cientos de aportes remachados y soldados símbolo de la unión de todos los argentinos, y, en su boca, como mostrando al mundo con inmenso orgullo, una rosa forjada por muchos de ustedes y con los familiares de los 44 submarinistas, cuyos nombres están grabados en los cuarenta y cuatro pétalos”, describió Pallarols a su magnífica criatura.

La pieza fue especialmente diseñada para la ciudad y está cargada de significado: se trata de un “símbolo de paz”. La escultura mide 3.8 metros de alto y 3 de ancho y  está hecha de una aleación de aluminio y acero de restos de aviones ingleses y argentinos que fueron usados para combatir en las islas en 1982.

La particularidad de esta obra -además de la singularidad de los materiales utilizados- es que lleva en la boca una rosa metálica, que ya es una marca registrada de Pallarols. La flor fue hecha de bronce extraído de las vainas de balas de ambos ejércitos y tiene 44 pétalos, uno por cada tripulante del ARA San Juan.

Además, los nombres de todos los marinos que perdieron su vida en el naufragio del submarino el 15 de noviembre de 2017, mientras custodiaban el Mar Argentino, fueron tallados en la rosa a modo de homenaje perpetuo. 

“Hoy terminamos esta hermosa y decidora obra realizada con material hermano de todo lo hecho por y para Malvinas y aportado por todos ustedes y también parte de las distintas instituciones. Todo mi amor y agradecimiento a todos los que los que ayudaron con el alma y con las manos. Los espero para brindar por esto también. Creo que seguimos haciendo historia y Justicia al recordar a nuestros héroes. El peor castigo es el olvido“, manifestó Pallarols.

“Tanto el material blanco, que es una aleación de aluminio durísima, como el acero, son de aviones ingleses y argentinos. Yo mismo fui a la base militar de El Palomar, en Morón, donde me cedieron pedazos importantes de aviones que habían compartido. Lo mismo hice en Inglaterra con la ayuda de los veteranos británicos”, había contado el propio Pallarols meses atrás en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata. 

El lobo es una continuación de la idea que plasmó Pallarols en “Dos rosas por la paz”, una gran artesanía colectiva realizada también con material bélico proveniente de la Guerra de Malvinas con la que fueron distinguidos en Londres, en marzo pasado el presidente de la Fundación “No me olvides” y ex combatiente, Julio Aro, y el músico británico Roger Waters.

Esta iniciativa, dialogada con el empresario local Marcelo González, intenta reflejar “un símbolo y un deseo de paz, de unión, para pelear con esta grieta que no existe, pero hay algunos que insisten en profundizarla”.

“Los lobos son parte de la imagen de Mar del Plata, de la naturaleza, están ahí mucho antes que llegue el hombre. Esta obra estará muchos siglos más de lo que podamos vivir nosotros”, agregó el orfebre.

Comentarios