Otra noche más sin colectivos: Trabajo convocó a las partes

Miles de marplatenses que trabajan de noche en restaurantes, bares, fábricas, guardias y lugares de esparcimiento se ven afectados desde el lunes pasado por la medida de fuerza que lleva adelante la UTA entre las 21.30 y las 6. Recién el lunes habrá una primera reunión en el Ministerio bonaerense para destrabar el conflicto.

Por Redacción

viernes 15 de marzo, 2019

La Unión Tranviaria Automotor (UTA) ratificó la medida de fuerza que lleva adelante desde el lunes pasado entre las 21.30 y las 6, por lo que el paro nocturno de colectivos se extenderá durante todo el fin de semana en Mar del Plata.

Miles de marplatenses y batanenses que trabajan de noche en restaurantes, bares, fábricas, guardias y lugares de esparcimiento de la ciudad, se vieron seriamente afectados toda la semana por la retención de tareas que decretó el gremio tras el incumplimiento parcial del pago de los salarios correspondientes a febrero.

Mario, un guardia de seguridad que vive en el barrio Belisario Roldán y trabaja en el Puerto hasta las 22, recurre a cadenas de Whatsapp para pedir noche a noche que alguien lo alcance “lo más cerca posible a 180 y San Lorenzo”. Un taxi hasta su casa cuesta $290, un gasto que no se puede dar el lujo de afrontar.

Una situación similar vive Camila, camarera en una cervecería del corredor gastronómico de Güemes. Durante esta semana, debió gastar gran parte de sus propinas en volver hasta su casa del barrio Constitución en taxi, lo que implica un desembolso de $230 por viaje.

Algunas empresas, como una reconocida fábrica de alfajores, optan por pagar los taxis y remises de sus empleados, para no afectar la producción. En muchos otros casos, los trabajadores se acercan caminando hasta algún punto del recorrido que hace alguno de sus compañeros en auto o moto y se suben para ir juntos desde ahí.

Recién el próximo lunes se llevará a cabo una audiencia en la sede local del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, con la presencia de representantes del Gobierno de Carlos Arroyo, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y la Cámara Marplatense de Transporte Automotor de Pasajeros (CAMETAP).

El Ejecutivo Municipal presentó este viernes una nota en la que reiteró su pedido de conciliación obligatoria ante la sede local del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para que vuelva a funcionar el servicio de transporte en la ciudad. Sin embargo, en ese ámbito no hubo avances hasta ahora, ya que la solicitud no fue hecha por la empresa ni por los trabajadores.

El Municipio fundó su pedido en que el transporte es un servicio público “esencial” para la comunidad y que las empresas también deberían garantizar un servicio de “emergencias”, lo cual también motivó la aplicación de millonarias multas por el incumplimiento constatado en el pliego de bases y condiciones.

Por otro lado, el Concejo Deliberante no avanzó en el proyecto para aumentar el boleto de colectivo y destrabar el paro que afecta a la vida cotidiana de marplatenses y batanenses. Tras la aprobación en la Comisión de Legislación del expediente que prevé un incremento de la tarifa en dos tramos hasta alcanzar los $18,81, se había especulado con que el presidente del cuerpo legislativo, Guillermo Sáenz Saralegui, convocara a una sesión extraordinaria este jueves. Sin embargo, ese llamado no se produjo y la semana llegó a su fin sin que el proyecto fuese tratado en el recinto.

La única alternativa que se vislumbraba factible para destrabar antes del fin de semana la medida de fuerza que lleva adelante la Unión Tranviaria Automotor (UTA) es que Sáenz Saralegui firmara un decreto para delegar la facultad de aumentar el boleto de colectivo en el Intendente Carlos Arroyo. Pero esto tampoco sucedió.  

Esta es una práctica que ya se hizo en otras oportunidades por el mismo tema, en el que siempre le cuesta al oficialismo de turno conseguir la mayoría necesaria para incrementar la tarifa del transporte público de pasajeros. Antes de emitir el decreto, el presidente del Concejo se debe asegurar de tener el apoyo de otros ediles, ya que, después, el pleno del cuerpo legislativo debe convalidar la delegación.

La UTA decretó la medida de fuerza este lunes, ante el incumplimiento parcial del pago de haberes de los trabajadores. Según argumentó el secretario adjunto del gremio, Adrián Giménez,aún no recibieron una respuesta respecto al aumento que habían acordado en paritariaspara febrero y que no fue depositado con el resto del salario, por lo que analizan profundizar el reclamo.

El cese de las medidas de fuerza y el regreso del servicio de transporte parecen quedar supeditados al avance en el Concejo Deliberante del proyecto por el aumento del boleto de colectivo. Los empresarios nucleados en la Cámara Marplatense de Transporte Automotor de Pasajeros (CAMETAP) aducen que no pueden pagar el incremento salarial acordado sin un ajuste a la tarifa actual.

Comentarios