Denuncian un estado “inhumano” de la alcaidia de menores

El sector donde los menores quedan alojados en los Juzgados de Garantías dependientes del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil se encuentran en un estado deplorable. Boquetes en el techo, bancos de cemento y ningún tipo de calefacción.

Por Redacción

sábado 29 de junio, 2019

El grave estado edilicio de las dependencias judiciales no es una novedad en Mar del Plata. Constantemente, desde la Asociación Judicial Bonaerense se encargan de demostrar los problemas que afectan a los trabajadores.

Excremento de ratas en la cocina de tribunales, sarna, palomas y filtraciones, resumen una situación generalizada en el sistema judicial de Mar del Plata. Meses atrás, Mariano Fernández, referente local de la AJB destacaba: “Es clara la necesidad de que la Corte y las fiscalías se pongan al frente de esta situación y busquen la solución de fondo“. “No se puede seguir alquilando casas y edificios que no se ajustan a las actividades judiciales y que terminan siendo el escenario propicio para que haya ratas, pulgas, palomas como en el archivo departamental, sarna que afectó a tres compañeros y un sinnúmero de ejemplos que muestra que se naturalizan situaciones que atentan contra la salud”, aseveró sobre la situación actual.

Ahora, la situación no afecta solo a los trabajadores judiciales sino que también lo hace a los detenidos. Y en este caso a los menores. La alcaidía de menores, el sector donde quedan alojados en los Juzgados de Garantías dependientes del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil mientras esperan para brindar declaración y donde son escuchados por sus defensores se encuentran en un estado deplorable. 

El edificio ubicado en La Rioja 2130 presenta unas dependencias similares a la época medieval, sala oscura sin ningún tipo de equipamiento, un banco de cemento y una ventana enrejada. El techo del baño con un boquete, falta de calefacción y ningún tipo de refrigerio en la espera para brindar declaración. 

La ciudad judicial nunca se concreta en Mar del Plata, el sistema judicial sigue desperdigado por distintos puntos de la ciudad y el mal estado edilicio se expande a cada edificio. Mientras, tanto reclusos como trabajadores sufren condiciones inhumanas.

Comentarios