Masivo repudio a los maltratos en los controles de tránsito en Mar del Plata

Una nota de El Marplatense sobre las vivencias de un conductor durante el control de alcoholemia del fin de semana despertó que cientos de personas comentaran sus experiencias en situaciones similares.

Por Redacción

miércoles 20 de octubre, 2021

Tal como lo adelantó El Marplatense, en Mar del Plata hay "Tolerancia cero" desde que fue decretado en septiembre de 2018 por el gobierno de Carlos Arroyo. Algo que se mantiene, a pesar de que el actual intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, quiso eliminarlo ni bien asumió y pretendía poner el límite de alcohol en sangre a la hora de conducir en 0,5.

El procedimiento se llama control de alcoholemia. La forma más común de medir el alcohol es la que se hace con un alcoholímetro, que es un aparato que mide el grado de alcohol que tiene un gas. Para hacer el control, se debe soplar de manera sostenida en una boquilla que tiene el aparato.

Todo ello se detalla para poner en situación un hecho que ocurrió el último fin de semana en Mar del Plata.

"Soplé hasta quedarme sin aire, casi 15 segundos, en el primer intento. En el segundo, lo mismo y un hombre que parecía estar a cargo del operativo gritó: ´secuestrale el auto porque se está haciendo el pelotudo´", comentó el denunciante a este medio.

"No había tomado alcohol, pero no podía soplar la cantidad de tiempo que ellos pedían. Aparte, si uno tuvo covid, con los pulmones destruidos es imposible", agregó.

Se entabló una discusión y una consecuente demora excesiva para el hombre y el resto de las personas que fueron controlados en el operativo.

Finalmente, el denunciante hizo una tercera prueba en la boquilla. "Ya estaba todo tenso y el tipo canoso seguía gritando que me saquen el auto. Llegué al límite, habrán sido 10 segundos y el resultado fue cero. Pero para todo eso, ya se había perdido tiempo y el maltrato fue demasiado", cerró.

La nota de El Marplatense trajo una enorme repercusión en las redes sociales, tras su publicación.

Cientos de vecinos, conductores, se manifestaron expresando su descontento con el trato de los inspectores de tránsito en cada control que les realizaron.

Una clara muestra de ello son los posteos que ilustran esta nota y que se visibilizan desde la bronca hasta la frase común que denota un hastío generalizado: "Solo quieren recaudar".

Incluso llamó la atención el comentario de un lector de este medio que dio detalles de cómo un conductor debe comportarse ante un control: "Hice controles durante un tiempo. Usted debe pedir el número de alcoholímetro y también fecha de su último service", advirtió quien además incluyó en su posteo que los aparatos tienen una determinada vida útil de testeos.

Otro lector aseguró haber atravesado la misma situación: "Tenía gripe y no podía soplar durante el tiempo que me pedían. También existió un oficial que se pensó que estaba bromeando y también me habló de manera agresiva".

UNA CAMIONETA MUNICIPAL "ROBADA"

En la noche del sábado 15 de agosto, una familia marplatense denunció que los chocó una camioneta del Municipio del área de tránsito. Que el conductor se dio a la fuga y que pasaron un momento de zozobra junto a su beba de 4 meses.

"Ese hecho provocó más que un dolor de cabeza en el Ejecutivo local, y las explicaciones que se enviaron desde el área de comunicaron trajeron más confusiones que otra cosa", contó una fuente del deliberativo local que conoce los pormenores del funcionamiento actual.

El Municipio respondió que la camioneta había sido robada durante un operativo destinado a "levantar un auto en la vía pública en estado de abandono" a la medianoche, una situación que despertó las suspicacias de la familia involucrada que en más de una ocasión denunció que no había sido recibida por las autoridades.

 

Comentarios