El Municipio firmó el convenio para aplicar las fotomultas

El Intendente Carlos Arroyo confirmó que este miércoles firmó el contrato con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para implementar el sistema que contempla la instalación de cámaras especiales homolagadas para controlar excesos de velocidad. "Con esto, se terminaron las picadas en Mar del Plata", vaticinó.

Por Redacción

jueves 1 de febrero, 2018

El Intendente Carlos Arroyo confirmó que en las últimas horas ya rubricó la firma del convenio con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para implementar el sistema de fotomultas, que fue aprobado por el Concejo Deliberante en diciembre pasado, tras insistentes reclamos del Ejecutivo.

"Ayer fui a la ciudad de La Plata y firmé el contrato de las fotomultas, que van a comenzar a aplicarse rápidamente. En breve van a aparecer los sistemas de control en Mar del Plata", anunció el jefe comunal, en el marco de la conferencia que brindó por la puesta en marcha de las nuevas infracciones que se labran a través del uso de las cámaras municipales.

Arroyo se mostró satisfecho con los avances en las gestiones y dio algunos de detalles de los plazos previstos para la instalación de las cámaras especiales homologadas que contempla este nuevo sistema, para poder sancionar los excesos de velocidad.

"Tenemos 30 días de señalamiento de las calles, para avisar a la gente del control que hay, tal como pasa en las rutas, y despuás habrá alrededor de 30 días de pruebas. Es decir, va a haber sanciones pero sin multas", explicó.

En ese sentido, el Intendente dijo que también se requiere de un tiempo específico para "calibrar" los dispositivos, de acuerdo las exigencias que impone la legislación vigente, y afirmó que, una vez terminado estas acciones, se pondrán en marcha las fotomultas.

"El que exceda los limites de velocidad, va a ser sancionado con multas muy importantes", garantizó Arroyo, quien confió: "Con esto, se terminaron las picadas en Mar del Plata, se terminaron las muertes terribles que hemos tenido".

EL EXPEDIENTE PARA "SALVAR VIDAS" QUE SE DEMORÓ EN EL CONCEJO

El proyecto había sido presentado por el jefe comunal en el Concejo Deliberante a fines de agosto de 2016, con la intención puesta en que la aplicación del sistema se lograra para el verano pasado, aunque el tratamiento que dio el Concejo Deliberante impidió esa posibilidad.

Recién a fines de abril los ediles retomaron su discusión, pero no fue hasta principios de diciembre cuando el oficialismo pudo dar con los avances claves que buscaba, al ser aprobado este miércoles en las comisiones de Legislación, Transporte y Hacienda.

Ante las evidentes demoras, en diversas oportunidades Arroyo le había pedido en forma pública a los concejales mayor celeridad en la discusión por la “importancia” que le consignaba. “Este proyecto tiene como misión básica y fundamental salvar vidas humanas”, fundamentaba, además del alto impacto recaudatorio que significa para las arcas comunales.

Según había indicado el jefe comunal, los controles que permitirán realizar las fotomultas estarán centrado en 3 ejes: “Vamos a controlar el exceso de velocidad que es el principal problema, pero también vamos a hacer que se respeten los semáforos. Esto también incluye el control de los carriles”.

Sin embargo, para ser aprobado en forma definitiva, el proyecto sufrió diversas modificaciones en su estructura original. En una primera instancia, los concejales exigieron la creación de una comisión para regular el funcionamiento de este sistema, además de fijar que en el convenio con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) haya un piso recaudatorio mínimo del 50 por ciento, con el que pueda verse beneficiado el Municipio.

En letra inicial de lo acordado con las autoridades universitarias, el Municipio había pactado quedarse con el 40 por ciento de lo recaudado, la UTN con otro 40 por ciento, mientras que el 20 por ciento restante iba a ser destinado para la Provincia.

Asimismo, el Concejo Deliberante acordó que la instalación de las cámaras que controlarán la velocidad de los vehículos sea en los “lugares con mayor siniestralidad”, a partir de las recomendaciones que haga el Observatorio de Seguridad Vidal.

Por otra parte, los ediles le pidieron al Ejecutivo que un 10 por ciento de lo recaudado sea “afectado a obras de infraestructura vial”, entre los que se contemplan trabajos de reparación de calles y semáforos, además de promover una campaña de educación.

 

Comentarios