Municipales: Arroyo volvió a pedir la conciliación obligatoria

El Municipio hizo la presentación este viernes al mediodía ante el Ministerio de Trabajo bonaerense. Asegura que el gremio no garantiza el cumplimiento de las guardias mínimas “esenciales” durante las medidas de fuerza que tienen lugar desde esta semana.

Por Redacción

viernes 14 de diciembre, 2018

El Ejecutivo pidió este viernes al mediodía que el Ministerio de Trabajo bonaerense vuelva a dictar la conciliación obligatoria en el conflicto que se mantiene con los trabajadores municipales por la falta de acuerdo paritario.

Desde el Gobierno de Carlos Arroyo fundamentaron la presentación al asegurar que el gremio que conduce Antonio Gilardi no garantiza el funcionamiento de las “guardias mínimas esenciales” que sí deben cumplirse pese a la realización de medidas de fuerza, tal como manifestaron los dirigentes.

“Pese a haber comunicado que la aludida medida de fuerza garantizaría las guardias mínimas de los servicios municipales se pudo verificar que ello no aconteció“, se aseguró, a través de un escrito que lleva la firma del Secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, al puntualizar sobre la jornada de paro de 24 horas que se efectivizó este jueves.

Entre otros argumentos, la administración local esgrime la necesidad de que las autoridades ministeriales accedan a la medida solicitada para poder “restablecer la paz social”, teniendo en cuenta el “perjuicio” que implica la no prestación de los servicios a la comunidad.

“La razón de ser, entonces, en la calificación esencial de los servicios que se verifican en el conflicto laboral y afectan el funcionamiento de los servicios municipales, constituyen una argumentación suficientemente válida para la intervención del organismo administrativo de trabajo en aras del mantenimiento de las actividades estatales en orden de garantizar la vigencia de determinados derechos fundamentales”, se concluyó en la presentación oficial.

Este jueves, el Municipio insistió otra vez en ofrecer un 12 por ciento de aumento a diciembre, llevando la suba anual de los haberes al 30 por ciento, pero también se comprometió a aceptar el pase a planta permanente de los empleados temporarios y dar lugar a la apertura de los reencasillamientos en 2019.

Desde el Sindicato de Trabajadores Municipales habían aclarado que con sus pretensiones exigían un 12% de incremento salarial retroactivo al mes de octubre y otro 7% correspondiente a noviembre.

La primer conciliación obligatoria comenzó el 8 de noviembre pasado y terminó este lunes con un fracaso en las negociaciones al no poder hacer posturas entre las partes. Desde esa fecha, el gremio inició diversas medidas de fuerza que afectó fuertemente el funcionamiento del Municipio.

LA RESPUESTA DEL SINDICATO

El gremio de Gilardi también presentó un escrito este viernes en el organismo bonaerense en el que acusó “medidas intimidatorias” por parte del Municipio contra los trabajadores que se adhirieron a las medidas de fuerza.

Desde el sindicato se aseguró que el Gobierno confeccionó “listas negras” para corroborar la asistencia a los puestos laborales, lo cual consideraron como una medida que “viola el sistema de comunicación de inasistencias, que se efectúa por comunicación a través de un parte que se elabora semanalmente”.

El STM también sostuvo que el Secretario de Hacienda de la comuna, Hernán Mourelle, le solicitó a la “totalidad de empleados que se encuentren realizando una retención de tareas, que lo manifiesten por escrito y con su firma en otro listado (otra lista negra)”.

 

Comentarios