15° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

Buscan trabar embargos millonarios contra 3 empresarios marplatenses

Se trata de Marcelo Danza, Fabián Parolari y Elba Municoy, acusados de participar en la asociación ilícita que tenía como fin transferir e invertir en el exterior los sobornos por obra pública que se cobraban durante el kirchnerismo. Los fiscales de la causa conocida como “cuadernos de las coimas” también pidieron su procesamiento sin prisión preventiva.

Por Redaccion

martes 18 de diciembre, 2018

La Justicia analiza avanzar con embargos millonarios contra tres los empresarios marplatenses Marcelo Danza, Fabián Parolari y Elba Municoy, quienes están acusados de participar de la “asociación ilícita” que tenía como fin transferir e invertir en el exterior los sobornos que se cobraban durante el kirchnerismo a los contratistas del Estado a cambio de obra pública.

En el marco de la causa conocida como “cuadernos de las coimas”, los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo solicitaron en las últimas horas al juez Claudio Bonadío que acceda a la medida, con el intento de recuperar 70 millones de dólares, que serían producto de las maniobras investigadas.

Ambos agentes también requirieron el procesamiento, sin prisión preventiva, de los tres empresarios oriundos de la ciudad, según lo que pudo confirmar Clarín. También figuran en el listado: Gustavo Dorf, Mauro Profético,Leonardo y Rubén Llaneza.

LA “RUTA DEL LAVADO”

Entre 2010 y 2015, el ex secretario privado de Néstor y Cristina kirchner, Daniel Muñoz, habría constituido en el exterior “quince empresas a nombre de terceras personas de su círculo”Doce de estas firmas fueron dirigidas por Todisco y Ortiz Municoy, que entonces estaban casados, y que habrían sido actores claves para llegar a constituir la compleja estructura de lavado de dinero en el exterior que orquestó el ex funcionario kirchnerista.

Las empresas son: Succesfull, Harbor Golden Inc, South Golden Inc, Lizer Investments LLC, Mother Queen Inc, North Golden Inc, First All Inclusive Ocean Silver Of South Florida Inc, Dream Golden Enterprises Inc y Municoy International Properties Inc.

Después de 2015 -cuando la empresaria inmobiliaria y el productor textil se separaron- en nueve de estas sociedades asumió Puente Resendez, cónyuge de Gellert, detenido recientemente e hijo de Blanca Blanco, la ex diputada nacional y ex esposa de Daniel Peralta, entonces gobernador de Santa Cruz. Blanco, a su vez, es tía de Pochetti.

La Justicia determinó que todas estas personas buscaron “ocultar el origen ilícito del dinero” a través de las sociedades creadas y, para ello, “habrían comprado un total de 16 inmuebles a nombre de dichas empresas”. Catorce de las propiedades se encuentran en Miami y las dos restantes en Nueva York. Según el dictamen al que accedió Clarín, todas estas operaciones demandaron un desembolso de más de 53 millones de dólares.

Parte del dinero investigado se movió, indicaron los fiscales, a través de Parolari – cuya familia fue la fundadora de la reconocida confitería marplatense El Cóndor- y el abogado Danza, mediante las firmas Golden Black Limited y Old Wolf, radicadas en Islas Vírgenes Británicas. Junto a Todisco, compraron propiedades por 15,5 millones de dólares.

La acusación relata que Parolari y Todisco “concurrían juntos al domicilio de Muñoz en Capital Federal, a fin de retirar el dinero ilícito con el objeto de concretar las operaciones inmobiliarias y remitirlo al exterior a través de diferentes agencias de modo ilegal”.

Según explicaron los representantes del Ministerio Público Fiscal, la reconducción de los fondos se hizo a través de la adquisición de otros inmuebles, operaciones de las que participó Elba Municoy, interviniendo “en los fondos ilícitos adquiridos por Elizabeth Ortiz Municoy”.

Siempre según lo establecido en el expediente de Bonadío, de dichas maniobras también habrían participado Carolina Pochetti -viuda de Muñoz-, Carlos Cortez, Peral Puente Resendez, Carlos Gellert, Víctor Manzanares, Sergio Dorf, Juan Manuel Campillo y su sobrino Gastón Campillo, Antonio Gugino, Rubén y Leonardo Llaneza y Mauro Profético.

Comentarios