“El accidente le cambió la vida a Sasso; nunca volvió a ser el mismo”

Lo reconoció el abogado Facundo Capparelli, quien esgrime su defensa en el juicio por el asesinato de Lucía Bernaola. En la previa al juicio, ratificó que se buscará “atacar” la acusación de homicidio simple con dolo eventual, que contempla una pena de 8 a 24 años de prisión. “Espero una sentencia equilibrada y sin la influencia de ningún tipo de presión”, aseveró.

Por Redacción

sábado 9 de marzo, 2019

El juicio oral y público en el que Federico Sasso, de 21 años, será juzgado por el asesinato de Lucía Bernaola comenzará el próximo lunes y la defensa del joven -a cargo de Facundo Capparelli- buscará “atacar” la acusación de homicidio simple con dolo eventual, que contempla una pena de 8 a 24 años de prisión.

“Las partes puedan aportar y desarrollar sus pruebas y que un tribunal objetivo e imparcial dicte una sentencia conforme a derecho, equilibrada y sin ningún tipo de presión que no sea más que la razón jurídica. En nuestro caso, la postura va a ser atacar la acusación del homicidio simple bajo la modalidad de dolo eventual porque la consideramos inaplicable“, detalló el letrado a El Marplatense.

El proceso estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1, integrado por los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas, quien fueron los mismos que fallaron en el caso de Lucía Pérez con un polémico fallo que absolvió a los tres imputados por la violación seguida de femicidio de la adolescente.

Capparelli apuesta a cuestionar las agravantes del homicidio y la validez del test de alcoholemia positivo que se le practicó a Sasso luego de que atropelló y mató a la joven de 14 años e hirió a otras ocho personas el 4 de junio de 2017, cuando perdió el control de su vehículo y se subió a la vereda en Alberti y la Costa.

“Procuraremos cuestionar las agravantes de la modalidad del homicidio agravado por conducción de vehículo automotor por entender que, de acuerdo a las circunstancias de este proceso, también resultan inaplicables. Formular nuevamente para que no quede consentido y, en el momento de dictar la sentencia, el Tribunal resolverá sobre la validez o no del test alcoholimétrico que se la ha tomado a mi defendido“, detalló.

Con esta estrategia, el letrado de Sasso intentará que se aplique a su cliente una “acusación alternativa bajo la modalidad de homicidio culposo imprudente o agravado”, que prevé una escala penal de entre 3 y 8 años de prisión. “Tengo previsto hacerlo en los próximos días”, añadió.

El abogado penalista se refirió al estado emocional actual de su defendido, que cumple prisión domiciliaria desde octubre de 2017. “Está sometido a tratamiento psiquiátrico y psicológico dos veces por semana. Si bien hoy está un poco mejor en virtud del trabajo de los profesionales, el hecho le ha cambiado la vida y su ánimo nunca volvió a ser el normal para una persona de su edad. Tiene que convivir con las secuelas de lo que significo la comisión del hecho”, dijo.

Por último, Capparelli manifestó su confianza respecto al tribunal que juzgará a Sasso. “Confió plenamente en la institucionalidad de la Justicia. Una sentencia tiene que basarse en las probanzas del expediente y las razones jurídicas”, afirmó.

Comentarios