Cuadernos de las coimas

Cinco marplatenses, “figuras claves” del esquema para lavar dinero

A un año de la investigación, la Cámara Federal explicó en detalle la operatoria que tenía como protagonistas a Sergio Todisco y Elizabeth Ortiz Municoy, y los inicios de su relación con Daniel Muñoz. Además, ratificó el rol en el armado de las off shore de Marcelo Danza, Osvaldo Parolari y Elba Municoy, y la complicidad de dos casas de cambio locales.

Por Redacción

lunes 22 de abril, 2019

Apenas unos días antes de que se cumpliera este domingo un año del comienzo de una de las investigaciones judiciales más grandes de corrupción de la Argentina, la Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal confirmó los procesamientos de cinco marplatenses a los que calificó en su fallo como “figuras emblemáticas” del esquema de lavado de activos para blanquear el dinero proveniente del pago sistemático de coimas a cambio de obra pública develado en “la causa de los cuadernos”.

Los empresarios Sergio Todisco, Elizabeth Ortiz Municoy, Elba Municoy, Marcelo Danza y Osvaldo Fabián Parolari están procesados, aunque sin prisión preventiva, por el delito de lavado de dinero agravado por haber sido cometido en el marco de un organización delictiva. Esta causa es una derivación de la de los cuadernos, en la que los dos primeros fueron admitidos por el juez Claudio Bonadio como imputados colaboradores.

Las figuras emblemáticas de este esquema, con epicentro en Estados Unidos, fue el matrimonio conformado -hasta el año 2015- por Sergio Todisco y Elizabeth Ortiz Municoy. En un comienzo, auxiliado por quienes les aportaron su conocimiento y colaboración -Osvaldo Parolari y Marcelo Danza-, Todisco y Ortiz Municoy lograron edificar una fortuna en torno a varios inmuebles radicados en Miami -incluso con participación de Elba Municoy, madre de la nombrada-, con alguna prolongación también en la ciudad de Nueva York”, detallaron los jueces Pablo Daniel Bertuzzi y Leopoldo Oscar Briglia, en la resolución a la que accedió El Marplatense.

En tanto, el agente inmobiliario Parolari y el abogado Danza “habrían intervenido en la creación de las sociedades “Gold Black Limited” y ‘Old Wolf’ (controlantes del resto de las sociedades) radicadas en las Islas Vírgenes Británicas y, junto a Todisco, a través de dicha estructura societaria, habrían participado en la compra” de cinco propiedades en Estados Unidos por un total de casi 16 millones de dólares.

De acuerdo a la resolución de la Cámara, el 15 de abril de 2010 los marplatenses adquirieron, a través de la firma Succesfull Ideas Inc., la “unidad 403 900 Byscayne Blvd por U$S328.000“; el 9 de julio del mismo año, la “unidad 229, 10275 Collins Av., Habour HouseCondo por U$S290.000“; y, el 3 de agosto siguiente, la “unidad 2805, 485 Brickel Av., IconBrickelCondo por U$S215.000″.

Al año siguiente, y por medio de la empresa Free Experience Inc., los supuestos testaferros de Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner, compraron dos unidades en el emblemático y exclusivo Plaza Hotel de Nueva York, operatoria que los llevó a estar en la mira del FBI. Los departamentos allí adquiridos fueron el 607 y 1608, por los que desembolsaron la friolera de U$S1.850.000 el 22 de septiembre de 2010 y U$S13.050.000 el 2 de diciembre del año siguiente.

Además, de la declaración que brindó Ortiz Municoy como “imputada colaboradora”, surge que tanto Parolari como su ex esposo Todisco “concurrían juntos al domicilio de Muñoz – en la calle Alberto Williams 5631 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- a fin de retirar el dinero ilícito con el objeto de concretar las operaciones inmobiliarias y remitirlo al exterior a través de diferentes agencias de modo ilegal”.

La Cámara aseguró que los marplatenses procesados fueron utilizados “como intermediarios, asesores, representantes y prestanombres a los demás imputados, según sus roles y capacidades, en el marco de una estructura organizada a fin de aparentar un origen lícito para los activos invertidos” mediante “distintas operaciones de inversión que fueron efectuadas con dinero que proporcionaba Muñoz, reservándose la propiedad de esos bienes para él y Pochetti”.

“Con la colaboración inicial de Danza, quien supo ser el primigenio director en la avanzada societaria de Muñoz, en aquel entonces se formalizó una de las primeras compañías. Gold Black Limited se instituía, junto a la ya referida Old Wolf Limited, en una de las dos controlantes de todo el elenco de corporaciones que a partir de allí sirvieron para recepcionar los fondos girados por Muñoz”, agregaron los jueces.

Una vez montado ese entramado, “Successful Ideas Inc”, “Free Experience Inc” (2010); “Harbor Golden Inc”, “South Golden Inc”, “Lizer Investments Llc” (2011); “Mother Queen Inc”, “North Golden Inc” (2012); “West Golden Inc”, “First All Inclusive Inc” (2013) y “Dream Golden Enterprises Inc” (2014), “emprendieron entonces una carrera inmobiliaria en las ciudades de Miami y Nueva York”.

“Cabe destacar que Danza, abogado conocido de Todisco, poseía los suficientes conocimientos legales para reconocer o al menos, sospechar seriamente, de la legalidad de una operación donde “prestaba” su nombre a la constitución de una sociedad en otro país, a cambio de una considerable remuneración. Justamente, una de las sociedades emblema del señorío societario de Muñoz, controlante de todas las demás, que se instituyeron en las dueñas de los aproximadamente U$S70.00.000 invertidos en departamentos en Estados Unidos, señalaron los jueces en otro tramo de la resolución.

En igual sentido, los magistrados sostuvieron que Elba Municoy, madre de Ortiz Municoy y suegra de Todisco, pese a su menor conocimiento de las operatorias, “no por ello ha quedado distanciada del hecho”. “Fue ella la titular de una de esas propiedades y la accionista, junto con su empleada doméstica, de una de las tantas sociedades constituidas en el exterior“, destacaron.

Los comienzos de la relación con Muñoz

Los camaristas reconstruyeron en su resolución los inicios de la relación que unió a los cinco marplatenses procesados con Daniel Muñoz, hace 12 años atrás. Según las declaraciones judiciales de los propios protagonistas, el destino hizo que hacia el año 2006 o 2007 el ex secretario de los Kirchner ingresara a la inmobiliaria que Ortiz Municoy  y Todisco, su entonces marido, tenían en Mar del Plata.

“Interesándose primero por la adquisición de algunas propiedades en la zona, la visión de Muñoz se habría inclinado luego hacia la ciudad de Miami. Fue así que, con la participación de Danza y de un bróker conocedor del rubro, Osvaldo Parolari, comenzó a incursionar en las inversiones inmobiliarias en el país del norte“, detallaron.

Las tres primeras operaciones inmobiliarias en Miami (por un total de U$S833.000) fueron desarrolladas en Estados Unidos por Parolari, “quien contaba allí con varios años de experiencia en el rubro inmobiliario y que, al igual que su conocido Danza, intervino como director de una de las sociedades”.

“No obstante, tras la ejecución de aquellas operaciones, y conocido su particular funcionamiento, el negocio de las inversiones fue asumido directamente por el matrimonio Ortiz Municoy-Todisco y a él se constriñó, al punto de incluir como titular de algunas de las sociedades y de las propiedades a la madre de la antes nombrada, Elba Diamantina Municoy. Es a partir de este momento, entonces, que los aludidos asumieron un rol central en este segmento de los acontecimientos pesquisados“, agregaron.

A los tres departamentos citados les siguieron otros 11 en Miami y 2 más en Nueva York, pero ninguno fue adquirido por valores semejantes a los que inauguraron esta serie de operaciones. Lejos de los U$S300.000 que promediaron aquellos negocios iniciales, en estos casos los valores oscilaron entre los cuatro y los trece millones, “todo lo cual culminó arrojando una cifra cercana a U$S 70.000.000 invertidos en propiedades en Estados Unidos, en cabeza de sociedades radicadas en ese país”.

En cuanto a como recibían de Muñoz el dinero para concretar las operaciones inmobiliarias, en su declaración como arrepentido, Todisco refirió: “Concurríamos a Pedro Rivera, inmueble al que ingresábamos por el garaje, y allí presentábamos proyectos inmobiliarios y propiedades. Al inmueble de Pedro Rivera siempre fui con mi ex mujer. Mi ex mujer y yo retirábamos el dinero de Pedro Rivera, de a 500.000 dólares aproximadamente, contenidos en bolsos. La mayor cantidad de dinero que transporte fueron 2 millones de dólares. Ciertas veces el dinero se encontraba acondicionado en paquetes termo sellados, en otras ocasiones los billetes estaban húmedos y atados con gomitas pegoteadas”.

Los dichos de Todisco son coincidentes con lo declarado por Ortiz Municoy, quien agregó que, su entonces cónyuge, “luego enviaba este dinero a través de las casas de cambio a Estados Unidos”. Por estas transacciones, los empresarios marplatenses señalaron ante el juez federal Claudio Bonadio a Jonestur y La Moneta como dos de cinco financieras que utilizaban para transferir la plata, que provenía del presunto pago de coimas, a cuentas en el extranjero.

“El esquema que gobernó estos años fue siempre el mismo, definido por la tríada Muñoz-Todisco-Ortiz Municoy. Los aportes dinerarios del primero, la dirección societaria del segundo y las operaciones inmobiliarias de la tercera signaron el desarrollo de las transacciones”, afirmaron los jueces con contundencia.

Sin embargo, a comienzos de 2015 esta matriz registraría su quiebre, a raíz de la separación de los cónyuges Todisco y Ortiz Municoy, lo que supuso un cambio en la modalidad operativa seguida hasta el momento. A partir de allí, Ortiz Municoy habría sido la escogida para continuar acompañando en los hechos los negocios de Muñoz, pero no habría ocurrido lo mismo con su cónyuge, a quien se habría apartado íntegramente del manejo de las sociedades.

Se registra en ese momento el traspaso de la dirección de las compañías, ingresando en escena un nuevo matrimonio: Carlos Gellert y Perla Puente Resendez. La elección de los nuevos consortes no fue casual, Gellert está unido a Carolina Pochetti (esposa de Muñoz) por lazos de parentesco. Hacia febrero de 2015, con excepción de “West Golden Inc.”, el plexo societario del cual Todisco era director, sólo o en compañía de su esposa, pasó a estar en cabeza de Puente Resendez.

Sin embargo, el nuevo estatus no duró mucho tiempo. En abril de 2016 la filtración de datos del estudio jurídico Mossack Fonseca de Panamá -suceso conocido mundialmente como “Panamá Papers”-, así como la muerte de Muñoz poco tiempo después, generaron un nuevo conflicto en la estructura montada a efectos de encausar dinero proveniente del circuito ilegal de recaudación revelado por los “cuadernos”.

Comentarios