El Argentino: el bar que transformó la intermitencia en una constante

Con el objetivo de respetar la disposición de atender hasta las 19 y al aire libre, el bar ubicado en Chacabuco 3627, a fines de mayo comenzó a realizar “minirecitales intermitentes” en la vereda, algo que se sostiene al día de hoy, aún con la posibilidad de brindar shows por la noche en el interior.

Por Redacción

domingo 11 de julio, 2021

Foto: gentileza Cristian Colalillo.

Por Germán Ronchi

¿Se puede hacer una revolución aun respetando las leyes? La teoría marca que no; es prácticamente una contradicción. Pero en Mar del Plata, en el corazón de La Perla, se logró. A mediados de mayo, el Gobierno nacional dispuso un confinamiento estricto para todo el país. Lo cual indicaba que los locales gastronómicos debían cerrar sus puertas a las 19.

Una disposición que se extendió por el descenso de Mar del Plata a Fase 2. Ante ambas situaciones, los gastronómicos se declararon en rebelión y no se limitaron al take away ni a la atención al aire libre: abrieron sus locales igual, respetando el aforo, como si se continuara en una Fase 3.

No obstante, El Argentino Bar, ubicado en el barrio de La Perla acató las órdenes y el 31 de mayo apeló al ingenio: “De protesta, de ilegal, esto no tiene nada. Es lo que podemos hacer. Pero el inconveniente que tenemos en El Argentino es que la gente asiste cuando hay espectáculos musicales, los cuales debimos suspender", le había expresado a El Marplatense, su propietario Daniel Robles.

Así, se pusieron en marcha los "Minirecitales Intermitentes" desde la vereda del bar a cargo de Juan Robles con su piano e invitados especiales. Sobre la medialuna de la vidriera se improvisó un escenario. Sillas y mesas en la calle, al borde del cordón de la vereda, como así también en la plaza Pueyrredon. Una clara muestra de resiliencia: transformar las crisis en oportunidades.

La predisposición de músicos locales como  Ricardo Abadie, ´Tincho´ Cabello, Fabián González, Martín Sciurano, Luis Reales, Leo Cubiella y ´Teby´ Frontera, entre tantos otros, lo hicieron posible. Y sin dudas tuvo que ver la fidelidad de los clientes que, a pesar del frío, la humedad y las amenazas de lluvia, apoyaron la movida de los Robles (padre e hijo).

Mar del Plata, casi un mes después del confinamiento estricto, volvió a Fase 3. Con ello, a partir del 22 de junio, los gastronómicos volvieron a extender su horario hasta las 23 y con aforo de público al 30% en el interior de los locales.

"Minirecitales Intermitentes" en El Argentino, a través de la mirada de Renata Rowek (@renatarowekph)

Pero la respuesta del público fue tan buena que, transcurridas dos semanas del ascenso de fase, los "Minirecitales Intermitentes" siguen vigentes en El Argentino.

La respuesta del público y el éxito en concurrencia mantienen los shows en las veredas de Chacabuco al 3600. Ni hablar de los días en los que el sol predomina o la temperatura ofrece una tregua y se reduce la probabilidad de lluvia.

La intermitencia se volvió en una constante en "El Principado de La Perla". Cuando los marplatenses pasen por Plaza Pueyrredon o transiten por la calle Chacabuco no deben sorprenderse. Es que los "Minirecitales Intermitentes", al parecer, llegaron para quedarse.

"Hubo un recambio generacional en los músicos de Mar del Plata"

Las mesas en la calle, al borde del cordón. Juan Robles y su piano en función en el escenario improvisado sobre la vidriera. A la espera de Daniel Robles dentro del bar para la entrevista con El Marplatense, el joven entonaba "El tercio de los sueños" de Andrés Calamaro. Y más allá, un muchacho se prepara para sumarse a la percusión del "Minirecital Intermitente", que también disfrutan los que se encuentran adentro del local.

"El Argentino es un bar musical. La música es central, después viene la gastronomía. Entonces en esta propuesta, los músicos vienen encantados porque es un lugar en el que les encanta estar", comentó Daniel Robles ni bien se encendió el grabador.

En cuanto a esta modalidad de ofrecer shows, y mantenerlos a pesar de ya tener habilitada la posibilidad de los espectáculos dentro del bar, Robles indicó que "el clima es lo que impide que se haga todos los días, como es la idea. Se continuará más aun cuando se acerque la primavera. Además se ha generado una nueva movida cultural porque hubo un recambio generacional. Es que el proyecto se lo uso al hombro Juan, con todos sus músicos, amigos y amigas, que no tenían acceso a la cartelera de El Argentino. Siempre me preocupé por buscarles alguna fecha, pero no en cantidad porque ya soy un hombre grande, mis amigos músicos tienen mi edad, porque me gusta otra música también".

Foto: gentileza Cristian Colalillo.

"De esta manera, con Juan a la cabeza, hubo un recambio generacional en los músicos de Mar del Plata y en la gente que los viene a ver. Los "intermitentes" van a seguir resistiendo, a pesar de algunas presiones para que no continuemos", subrayó.

"Estamos realizando las tratativas para instalar el deck que corresponde por ordenanza para tener todo en regla y la música en la vereda, para la gente. Me parece una grandísima idea que vamos a sostener, sobre todo con la mejoría del clima y con más gente para encaminar la salida de este infierno que vivimos", resaltó el propietario de El Argentino.

Hoy la crisis generó una oportunidad, pero la crisis fue profunda en distintos pasajes de esta pandemia. Algo que hizo tambalear la continuidad del bar cultural por excelencia de Mar del Plata. "En la primera cuarentena se hacía insostenible y pensé en bajar la persiana. Por suerte el dueño del local nos hizo un aguante impresionante y los amigos y amigas músicos que realizaron festivales para bancar los gastos y darle una energía de El Argentino que se estaba acabando", reconoció Robles.

 

Comentarios