16° C
Clear
Clear

El Municipio usaría el esquema de Nación para aumentar el boleto

El ministro Dietrich anunció un incremento progresivo de las tarifas metropolitanas, que llevarán el boleto de colectivo a $13. En Mar del Plata, surgen nuevos interrogantes que extienden la presentación del estudio de costos. La principal duda es la metodología de la suba para evitar un impacto mayor en el usuario. 

Por Redacción

sábado 28 de julio, 2018

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, confirmó en las últimas horas que desde el 15 de agosto aumentarán las tarifas de colectivos y trenes del área metropolitana en tres etapas, lo que representará un 30 por ciento de ajuste. En el caso de los colectivos, el boleto mínimo pasará a costar $11 en agosto (actualmente es de $10), $12 en septiembre y $13 en octubre.

Según el nuevo cuadro tarifario, las líneas San Martín, Sarmiento y Mitre también tendrán un ajuste progresivo: aumentarán $0,75 en agosto, $0,75 en septiembre y $0,50 en octubre para terminar el 2018 con $8,75. Para las líneas Belgrano Sur y Roca, el aumento será de 0,75 cada mes, con lo cual cerrará el año en $5,50. Por su parte, el Belgrano Norte subirá $0,50 cada mes hasta octubre, mientras que la tarifa mínima en el Urquiza irá de $3,50 a $5,75.

Según las cifras oficiales, Mar del Plata se encuentra en las últimas posiciones con relación al valor de su tarifa, si se la compara con otros conglomerados nacionales de referencia. Por ejemplo, Neuquén, primera en este ranking, se ubica por encima de la ciudad por $9,27 ($19,12 cuesta, mientras que aquí sale $9,85). Por citar un ejemplo cercano, Tandil posee una tarifa a $13,36, aunque pasará a costar $14,17 a partir de agosto.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires era, justamente, el otro distrito con una tarifa similar a la “Feliz”, aunque con una marcada diferencia en la calidad del servicio, además de sus considerables distancias. Costaba 10 pesos, es decir 14 centavos menos.

En Mar del Plata, el tratamiento sobre el incremento del transporte público de pasajeros contempla una serie de aristas que merecen su atención.

Hace 21 días se esperan los resultados del estudio de costos solicitado por la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante, tras el reclamo de los empresarios que reclaman un boleto a $14,77. No obstante, desde el 29 de junio el Ejecutivo local ya comenzó a tratar los planteos de los transportistas. Se presumía un tratamiento “Express” pero sufre mayores demoras que en otras ocasiones.

Hasta la fecha no se realizó la presentación del informe a los concejales. Desde la Subsecretaría de Transporte afirman que están a la espera de “una información” para entregarlo “quizás el lunes”, día que está previsto la Comisión de Transporte y el inicio de la mesa que analizará los pliegos de la futura concesión del servicio en el 2019.

Tras el fracaso en la sesión ordinaria del Concejo Deliberante del 28 de junio, quedó sin efecto el anterior estudio de costos que daba un boleto a $11,56. El oficialismo dio marcha atrás, “barajó y dio de nuevo”. Los empresarios redoblaron la apuesta y pidieron un viaje a casi 15 pesos. Y los resultados del informe técnico serán en proporción a las exigencias de los transportistas, quienes argumentan su solicitud en base al incremento de los costos operativos.

Más allá de la inestabilidad macroeconómica que influyó hasta hace algunos días en el futuro aumento del boleto, la tranquilidad de la cámara empresaria es que el boleto costará en “no tanto tiempo cerca de 13 pesos”.

Lo que está discutiendo el Gobierno local es la aplicación del aumento. Sabe que la decisión que tome afectará la tradicional metodología de incremento, previsto en los últimos años para fines de diciembre. No solo significará una nueva suba en 7 meses, sino que se procederá a una suba inédita que podría modificar en casi 4 pesos de diferencia con la actual tarifa.

Los funcionarios están resolviendo con el intendente Carlos Arroyo cuál será la modalidad de incremento. La posibilidad más concreta está vinculada a seguir los pagos del Gobierno nacional, es decir aumentos progresivos, que eviten “el shock” de una noticia agresiva para el usuario.

Por ejemplo, si el boleto puede llegar a definirse en 13 pesos, se podría dividir desde la fecha hasta octubre. Es decir, subiendo más de un peso por mes. La flexibilidad de los incrementos podría concretarse quizás hasta noviembre o diciembre, o, inclusive, ajustarlo a cláusulas inflacionarias, en caso de nuevas escaladas cambiarias. Se evita el menor costo político. Hasta ahora, corre con ventaja esta probabilidad, la misma que había sido instada por los concesionarios a comienzos de año, que no corrió con el acompañamiento oficial.

Mientras tanto, el grupo de concejales afines al jefe comunal busca afianzar el espacio de Cambiemos para llegar a una votación en comisiones, y en la sesión, que no tenga nuevas sorpresas. Menuda misión representará para el arroyismo ante las inquietudes de la Coalición Cívica y la UCR, cuyos miembros habían reparado en rebajas de la anterior presentación a $11.56. Si logra ese aval, la mayoría automática de la coalición gobernante no tendrá escollos. Para que eso ocurra podría llegar a pasar, al menos dos semanas, teniendo como hipótesis que el Municipio entrega el estudio de costos a comienzos de la semana entrante.

Gráfico: Twitter @rskiadaressis

Comentarios