Licitación del basural: a nadie le gusta el pliego pero todos (o casi todos) lo impulsan

Con el voto funcional del kirchnerismo, Juntos avanza con el expediente del pliego de licitación para la operatoria del predio de disposición final de residuos en las comisiones internas del cuerpo legislativo.

Por Redacción

martes 27 de septiembre, 2022

Tal como adelantó El Marplatense, la Comisión de Legislación del Concejo Deliberante aprobó por mayoría el pliego de licitación para la operatoria del predio de disposición final de residuos en el distrito de General Pueyrredon.

Curioso resulta para el ojo no entrenado comprender las complicidades que teje la política local a la hora de impulsar un pliego que, luego de casi cuatro meses de ser enviado por el Ejecutivo para su tratamiento por el Concejo Deliberante, todos cuestionan -hasta alguno como el concejal libertario Alejandro Carrancio con serias acusaciones de direccionamiento que nadie aún ha salido a responder- pero que todos (o casi todos) impulsan indolentes, sin pasión pero sin obstaculizar, como si la natural pereza invernal hubiese adormecido toda capacidad de reacción, prometiendo eso sí, algún día despertar del letargo con modificaciones que se anuncian pero nunca se muestran, y que a esta altura muchos incluso desconfían.

En la Comisión de Legislación, nuevamente el Frente de Todos le sirvió en bandeja al oficialismo -como ya lo hizo en la Comisión de Ambiente- la aprobación del pliego. Siempre echando mano -otra vez Sol de la Torre dejándole el tanto a Juntos- a una impostada preocupación por la “contratación directa irregular” de las empresas que hoy operan el predio, Ciageser, Ashira y Esur.

Esto es, apenas una cuestión de formas porque, a tener por las sospechas de Carrancio, se podría pasar de una “contratación directa irregular a una licitación amañada irregular”, siempre en favor de las mismas empresas; dicho de otro modo, tanto Juntos como al Frente de Todos, lo que en realidad les importaría es cerrar el círculo, y en las circunferencias está claro que no hay grietas, la continuidad allí es evidente.

Lo dicho, nadie está de acuerdo con el pliego, pero todos juegan al “siga, siga”, por ahora con las homeopáticas excepciones de los concejales por Acción Marplatense, Horacio Taccone y Paula Mantero, y del mencionado Carrancio.

Pero, con todo, la primavera que se inicia permitió advertir el tibio despertar de algunos remolones, antes callados, que ahora anuncian modificaciones al pliego. Así sorprendió en la Comisión de Legislación que el concejal Daniel Núñez, que preside ese ámbito, avalando lo dicho por su compañera de bloque, Marianela Romero, quien anunció modificaciones por parte de la UCR y que serían propuestas en el plenario en una sesión del HCD.

Por ende, ¿el radicalismo ya sabe que el expediente llegará al recinto en las próximas semanas? ¿Tiene indicios de que el kirchnerismo será, otra vez, funcional al gobierno del PRO en la comisión de Hacienda? ¿Un expediente que comprende un negocio de 5 mil millones de pesos será modificado a las apuras en una sesión? ¿Y la pregonada transparencia?

Curioso giro de Núñez -y por tanto de la UCR-, quien en la anterior reunión de la Comisión de Legislación se quejó de que muchos hablan de modificaciones pero que nadie las concretaba. Ahora el propio Núñez se sube al “anuncio” de modificaciones, que tampoco concreta. En fin, será cuestión de seguir esperando, mientras el pliego avanza incólume a las críticas.

También el Frente de Todos juega con la idea de que el pliego es “muy malo, deficiente, que tenemos que realizar muchas modificaciones para hacer, pero también creemos que es el Ejecutivo quien debe introducirlas”, y mientras tanto sólo molesta la estética, la contratación directa, “entonces me voy al mazo, me abstengo y que sea lo que disponga el Emsur”.

Curioso razonamiento que desconoce la esencia misma de la democracia representativa. “Gobiernan ustedes, si gobernáramos nosotros otro sería el pliego”, dijo sin ponerse colorada Sol de la Torre, concejala de Grabois, quien también anuncia pero nunca concreta modificaciones al proyecto. Se trata de una millonaria licitación por cuatro años. Entonces, ¿el Frente de Todos ya avizora que será derrotado en Mar del Plata en el 2023? ¿La llamativa abstención funcional al oficialismo se define en esta ciudad o en un gremio ubicado a 400 kilómetros del HCD marplatense?  

Tal vez lo más interesante de la alocución de Sol de la Torre, esté dado por la referencia a las serias observaciones -al fin alguien lee el expediente- que la propia contaduría del Emsur formuló a la capacidad técnica exigida por el presento dibujo efectuado por su presidente Sebastián D’Andrea, con el asesoramiento del doctor “ambiente” Mariano Perticarari.

Ahora el pliego anuncia su llegada a la Comisión de Hacienda -última estación- que preside casualmente el concejal libertario Alejandro Carrancio.

¿Aparecerán allí las anunciadas modificaciones que nadie aún conoce? ¿O es apenas juego para la tribuna y para congraciarse con sectores preocupados con la cuestión social que vive el predio? ¿Interesa a alguien en verdad la gestión de los residuos, o la grieta salvada también permite esconder bajo la alfombra el cuidado del ambiente? Sea como fuere hay otros interrogantes que son muy interesantes, y propios de la Comisión de Hacienda.

Sería por ejemplo atinado preguntar cómo piensa el Ejecutivo costear, o financiar, la construcción del nuevo módulo de disposición que es necesario construir de manera urgente para la operación que es el objeto de la licitación, según anuncia el propio pliego.

El lapso temporal de explotación del actual módulo está limitado, muy acotada su utilidad temporal. Se requiere urgente incorporar una nueva celda y el Ejecutivo dice que lo va a hacer, pero no dice cómo, ni cuándo. Carecería de presupuesto para hacerlo y, además, está en mala posición para conseguir recursos.

Será entonces la Comisión de Hacienda el ámbito apropiado para este debate, sobre todo en el medio de una iniciativa privada promovida por la firma Estrans SA, de reconocida trayectoria en el terreno de la disposición final de residuos, quien hace dos semanas acercó una propuesta de inversión privada por más de dos mil doscientos millones de pesos para resolver los problemas de infraestructura y operación del relleno sanitario que hoy tiene el Emsur.

¿Seguirá la política local jugando a la distracción y al “siga, siga”? Hay quienes estiman que incluso las angustias presupuestarias del Ejecutivo podrían hallar remedio en recursos provinciales porque, según insisten, tanto al oficialismo como al Frente de Todos lo que en realidad les importaría es cerrar el círculo, y en las circunferencias está claro que no hay grietas, la continuidad allí es evidente. Y más si dentro del círculo entran todos, todas y todes.

Comentarios