19° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

Peñarol y Quilmes: básquet, economía y peleas con el Municipio

El año del “Milrayitas” y el “Tricolor” tuvo muchos altibajos por mantenerse en una liga complicada. Mientras tanto, desde la secretaría de Hacienda sólo se dedicaron a lanzar más trabas y complicaciones para los clubes que fueron apañadas por el Intendente.

Por Redacción

lunes 31 de diciembre, 2018

La Liga Nacional se volvió cada vez más complicada en materia económica para algunos clubes “de barrio” que luchan por mantenerse en la alta competencia, frente a grandes potencias con inversiones privadas o gubernamentales.

En ese marco, Peñarol y Quilmes afrontaron la segunda mitad de año complicados en la tabla de abajo, pero ambos pudieron zafar de los playoffs por el descenso y se encaminaron en el desafío de armarse para una nueva competencia.

Antes del Súper 20, Quilmes  anticipó en una conferencia de prensa que buscarían “sobresalir del pelotón” de abajo/medio en el que iban a estar. Además, descartaron la contratación de un extranjero para ese torneo y el mismo llegó (Gastón Esseengue) después para arrancar la Liga Nacional en reemplazo de Omar Cantón.

Por su parte, el “Milrayita” redobló la apuesta: contrató a Du’Vaughn Maxwell y lo mantuvo tras la disparada del dólar. Logró salir primero en la zona del Super 20, pero luego cayó en el inicio de los playoffs.

Ya en octubre comenzaron los fuertes problemas que ya venían dando indicios al finalizar la última temporada, en la que el Municipio ya tenía intención de cobrarles el uso del Polideportivo pero no podía hacerlo por encontrarse en mitad de competencia.

Arroyo le comunicó al por entonces presidente de Quilmes, Pablo Zabala, y al de Peñarol, Domingo Robles, que quedaría sin efecto la ordenanza de “apoyo al deporte” que otorgaba el uso gratuito del Polideportivo. Desde ahí, comenzaron las disputas.

Luego, también llegó el tema de la publicidad. Hernán Mourelle, secretario de Hacienda, quería sacar rédito de la misma. El mismo día de iniciarse el Super 20, prohibió que Peñarol pusiera los plotts que ya tenía vendidos. “Esto nos saca de competencia”, aseguró Robles en una dura entrevista con El Marplatense.  

Tras muchas discusiones, desde el Municipio “recapacitaron” y permitieron la publicidad. A cambio, los clubes ofrecerán becas y harán colaboraciones en los Polideportivos Barriales.

Estas situaciones generan desgaste para los clubes que, de por sí, hacen un esfuerzo muy grande por continuar siendo una pieza clave para los chicos de la ciudad y mantenerse en la alta competencia del básquet nacional. Aún con esta economía, aún con el Municipio en contra.

Comentarios