Zona Roja: "Montenegro nos está quitando el trabajo"

Así lo manifestaron, a través de un comunicado, las trabajadoras sexuales de Mar del Plata ante la ordenanza que sólo les permite ejercer la actividad en la periferia de la ciudad.

Por Redacción

miércoles 28 de septiembre, 2022

Zona Roja, episodio "mil". La historia parece no tener fin. No hay acuerdos ni consensos entre la trabajadoras sexuales y el Municipio, entre los vecinos de los barrios de la periferia y el Municipio.

Ambos sectores se sienten perjudicados por la ordenanza firmada por el intendente Guillermo Montenegro. Ya hubo protestas, manifestaciones, presentaciones en el Concejo Deliberante, pero la determinación parece inamovible. De hecho, el pasado sábado comenzó a funcionar la nueva Zona Roja asignada en la Avenida 10 de Febrero.

La nueva ordenanza establece multas y arrestos para aquellos que no respeten las tanto el área como los horarios que se estipulen para la Zona Roja. Para quienes no respeten lo establecidos, pagarán entre mil a 10 mil Unidades Fijas (UF) y/o arresto de 5 a 30 días.

Ante este situación, la trabajadores sexuales volvieron a expresarse contra el Municipio y su determinación de trasladar la actividad en las inmediaciones de los barrios Santa Celina, Las Canteras, Lomas del Golf, Don Diego y Florencio Sánchez. "Por empezar, nos gustaría comenzar expresando que, tanto el Ministerio de Género y diversidades, como así también la Secretaría de la Mujer y la Secretaría de Derechos Humanos no no están brindando ayuda, ni se han acercado a las trabajadoras sexuales de Mar Del Plata afectadas por la ordenanza prohibicionista aprobada por el Intendente Guillermo Montenegro, de Juntos Por el Cambio", iniciaron en un comunicado.

"Por otro lado, también nos parece importante mencionar que desde Frente de Todos, "oposición" del actual mandatario municipal, acompañaron la elaboración y puesta en marcha de esta ordenanza (en excepción del artículo que promueve la criminalización); la votaron y aprobaron desde el HCD. Desde este sector político manifestaron preservar los derechos y privilegios de los vecinos, avalando ciertas practicas transodiantes. Estuvieron de acuerdo, desde una posición paternalista, a mandarnos a trabajar a un baldío donde funciona un cementerio y un basurero, con la hipocresía de llamar a esto "zonas seguras". Alrededor de 200 trabajadoras sexuales en 200 metros. La política en su conjunto se saco el tema de encima, delegando al intendente la definición del lugar", afirmaron.

Asimismo, establecieron en el escrito que "nos vemos en la necesidad de manifestar nuestro repudio al HCD de General Pueyrredon, al Ministerio de Genero de Nación y Provincia, la Secretaria de la Mujer de General Pueyrredon y la Secretaria de Políticas de Diversidad, perteneciente a la provincia de Buenos Aires, y alertar sobre la responsabilidad política y social que esto acarrea, dejando libertad a las fuerzas de seguridad que abusen de nuestras compañeras, son nuestros cuerpos los que están en verdadero compromiso".

"Señor intendente Montenegro, nosotras necesitamos trabajar. Usted esta ignorando esta situación. Con esta postura, no solo esta promoviendo la persecución de nuestras identidades trans, sino también le esta quitando la posibilidad de llevar comida a su casa y tener una vida medianamente digna. Muchas de la trabajadoras sexuales de la ciudad de Mar del Plata son el sostén económico de sus familias, y el régimen que estipula la ordenanza aprobada por usted no les permite laburar para tener un ingreso económico.
El día sábado 6/09, en vigencia de la nueva ordenanza, nos reunimos en la calle las prostitutas a ejercer nuestro trabajo, junto al grupo de Mujeres Transmigrantes de Mar Del Plata, y nos vimos enfrentadas a 10 patrulleros, solas. Nadie nos acompaño. Días previos a esto, el clima era de persecución y malestar frente a nuestra presencia en las calles. Desde entonces los encuentros con los efectivos policiales fueron de "negociación" para que no se lleven presas a las compañeras", indicaron.

En el comunicado, también informaron que "tuvimos encuentros y diálogo con los vecinos y fomentistas de los diferentes barrios afectados que también hacen llegar su reclamo frente al abandono de parte del municipio para con las condiciones de los barrios. Con respecto esto queremos expresar que existe cierto sensacionalismo mediático frente al vinculo de los vecinos con las prostitutas, no son la mayoría aquellos que se expresan en contra del trabajo sexual".

"¿Las autoridades y responsables políticos de esta problemática, piensan sólo en identidades trans al pensar en prostitución callejera? En la calle hay trabajadoras, hay mujeres cis, mujeres trans, mujeres, personas, vecinas como el resto. Somos diferentes una de la otra, como los vecinos, somos personas, personas a las cuales se les está quitando el trabajo, el pan de cada día, el dinero del alquiler, la plata para la luz, para el agua y hasta en algunos casos, la posibilidad de darle de comer a las personas que se tiene a cargo, adultos mayores, hijos, etc. Se nos quita el trabajo y la posibilidad de entrar al sistema laboral, de avanzar", lamentaron.

Y cerraron: "Señor Guillermo Montenegro, si usted quisiera atacar el narcotráfico, debería buscar más arriba. Lo que usted pretende, es que esto ocurra de tal manera, que luego pueda decir, "las organizaciones sociales no me dejan actuar, la justicia no me deja actuar" y así comprarse los votos de buena parte de los vecinos, a los cuales ha mentido en la cara. Porque Señor Intendente, usted, en su calidad de abogado, profesor y político, no puede desconocer que una normativa regulacionista no puede existir bajo una legislación abolicionista. Usted, desde siempre, supo que esta no era la solución. Usted, como parte del estado Argentino, tiene la obligación que resguardar la seguridad de nuestras vidas, si alguna travesti trans o mujer cis es agredida, es el mayor responsable político".

Comentarios